18 de enero de 2022, 23:38:51
Sociedad

Día internacional de la mujer


Reportaje: Aún quedan barreras por superar



Aunque no hay consenso sobre el origen del día 8 de marzo como Día Internacional de la Mujer Trabajadora, para la mayoría de historiadores el antecedente directo de este aniversario son los acontecimientos ocurridos tal día como hoy, hace cien años, en una fábrica neoyorkina.

Aquella fecha, algunas operarias de Nueva York protestaron por la mejora de sus condiciones de trabajo: una paga mísera por muchas horas de jornada laboral en unas condiciones infrahumanas.

Se dice que el dueño no aceptó la huelga y las obreras, ante esta decisión, ocuparon la fábrica. Entonces éste cerró las puertas y prendió fuego. Murieron abrasadas 129 mujeres.

Mucho ha llovido desde entonces. Hoy, 8 de marzo de 2008, cuando se cumplen cien años de este trágico acontecimiento, las mujeres siguen luchando por obtener la igualdad de condiciones con respecto a los hombres en diferentes escenarios de la vida cotidiana.

Según sostiene un estudio publicado por la Asociación de Grandes Empresas de Trabajo Temporal (AGETT), el perfil actual del parado de larga duración son mujeres de entre 45 a 49 años, a pesar de la evolución positiva que en los últimos años ha tenido la tasa de ocupación femenina.

Además, lacras como la violencia de género o las dificulatdes para acceder a las cúpulas directivas de empresas e instituciones, continúan reflejando la posición desfavorable que afecta al sector femenino español.

Ni la ley integral contra la violencia de género ni la ley de la paridad han sido suficientes para conseguir erradicar este problema.
Para muchas mujeres es la violencia de género la principal lacra a la que se enfrentan las mujeres hoy día. Prueba de ello, son los datos escalofriantes, en lo que va de año han muerto catorce mujeres víctimas de la violencia de género. Las últimas cuatro lo hicieron en menos de 24 horas.

Según ha señalado la profesora de Derecho Civil de la UNED, Teresa San Segundo, experta en temas de violencia machista, afirma que "ésta tiene su base en la desigualdad".

San Segundo destaca que "aunque ha habido muchos cambios en este siglo respecto a la situación de la mujer, que va camino de la igualdad, no todo el tejido social ha recibido este mensaje. Este hecho no ha sido asimilado por todos y, por ello, se producen fricciones entre hombres y mujeres".

"En la educación es donde está la esperanza para eliminar esta lacra social. El trabajo de los medios de comunicación ha contribuido a una mayor concienciación y sensibilización social. De todas formas, la sociedad no asume la magnitud del problema", destaca San Segundo.
Por otro lado, las desigualdades laborales entre hombres y mujeres también siguen latentes en la sociedad actual.

Diversos informen avalan esta desigualdad social

Con la expresión "techo de cristal" se define a la marginación que sufren las mujeres respecto a las cúpulas directivas de las empresas e instituciones. Muchas mujeres continúan apartadas del poder.

Las causas de este estancamiento provienen en su mayor parte de los prejuicios empresariales sobre la capacidad de las féminas para desempeñar puestos de responsabilidad, así como sobre su disponibilidad laboral ligada a la maternidad y a las responsabilidades familiares y domésticas, actividades que suelen coincidir con las fases de itinerario profesional ligadas a la promoción profesional.

Un informe publicado por el Ministerio de Educación, titulado "Académicas en cifras 2007", pone de manifiesto que mientras las mujeres superan en número a los hombres en las universidades públicas, sigue siendo minoría en docencia e investigación. Ocupan únicamente el 13% de las cátedras y el 5% en las reales academias.

En España, el porcentaje de rectoras es del 6,3% frente al 93,7% de hombres que desempeñan este cargo.




Además, la Universidad española sólo cuenta con un 13,9% de catedráticas frente al 86% de catedráticos.




Según indican los datos de un informe publicado por Adecco, a pesar de que en 2007 las mujeres ocuparon el 65 por ciento de los nuevos empleos, la tasa de empleo femenino más alta en España en los últimos once años. El número de mujeres ocupadas sólo alcanzan los 8,4 millones.

Esta realidad también es denunciada por el Eurostat (Oficina Estadística de la Comisión Europea), que subraya que la situación de las españolas, con respecto a las mujeres europeas continúa arrojando resultados poco satisfactorios. Mientras que la tasa de desempleo europea se sitúa en el 7,9%, la media española lo hace alcanza el 10,9%.

Tampoco la Comisión Europea da la espalda a este problema social, y señala que las mayores dificultades laboarles las encuentran las mujeres a la hora de conciliar la vida profesional y la privada, así como el desequilibrio del reparto de tareas domésticas y familiares. Además, la creciente demanda de flexibilización de las horas de trabajo afecta de forma especial al sector femenino.

En el ámbito de la polítca las mujeres también son minoría. Tal y como denuncia el informe publicado Mujeres en política 2007, elaborado por la Unión Interparlamentaria, organización con estatus de observador permanente de la ONU, en todo el mundo sólo hay 11 mujeres que ocupen cargo de jefe de estado o de gobierno. Sólo siete son jefas de Estado (de un total de 150) y sólo ocho lo son de Gobierno (de 192). De los 262 parlamentos democráticos, sólo 28 son dirigidos por mujeres.

En definitiva, estos datos reflajan que aún queda mucho camino por recorrer.

El Imparcial.  Todos los derechos reservados.  ®2022   |  www.elimparcial.es