26 de julio de 2021, 14:08:22
Cultura

Emotivo homenaje en la RAE


El Rey destaca la "lealtad" que Miguel Delibes profesó a la lengua


Los académicos Luis Mateo Díez y Gregorio Salvador han coincidido este jueves en subrayar "la inusitada capacidad de observación del habla" que poseía Miguel Delibes, un caso extremo del escritor que escucha y que sabe retener en su obra "el fulgor de la naturalidad de las palabras". El escritor y el filólogo han pronunciado estas palabras en presencia de los Reyes, los ministros de Cultura y Educación y la presidenta de la Comunidad de Madrid entre otras personalidades que han acudido al acto de homenaje al literato vallisoletano.


El Rey ha destacado este jueves, en el homenaje que la Real Academia Española le rindió a Miguel Delibes, "la lealtad" que este escritor profesó a la lengua y "la gran lección de libertad de espíritu que nos ha legado, basada en la comprensión y el respeto al hombre". Y una lección también de "la tolerancia y la concordia".

El homenaje pretendía "honrar la memoria del gran escritor" y se tributaba a quien "ha sido un hombre bueno, un castellano leal, un español cumplido, un literato cuya vida y obra pervivirán para siempre en nuestra memoria", dijo el Rey ante los hijos, nietos y hermanos de Miguel Delibes. Casi setenta miembros de la familia del escritor se desplazaron hoy a Madrid.

Numerosas autoridades asistieron también a este acto en el que los académicos Gregorio Salvador y Luis Mateo Díez glosaron la figura humana y literaria de quien, como se recordaba en un vídeo semblanza de RTVE, siempre procuró ser "un hombre sencillo que vivía sencillamente". Los ministros de Educación y de Cultura, Ángel Gabilondo y Ángeles González-Sinde, respectivamente; el presidente de Castilla y León, Juan Vicente Herrera; la presidenta de la Comunidad de Madrid, Esperanza Aguirre; el presidente del Congreso, José Bono, y el alcalde de Valladolid, Javier León de la Riva, figuraban entre las autoridades que acompañaron a la familia del autor de "El camino".

De la amistad de Delibes, fallecido el pasado 12 de marzo, disfrutaron los Reyes durante muchos años. Hace tres, lo visitaron en su casa de Valladolid y le expresaron "el afecto, admiración y gratitud" que sentían hacia "un hombre íntegro y completo, ejemplo de grandeza de espíritu, de sensibilidad y humildad". Y un hombre, prosiguió el Rey, en el que "la palabra de bellos y nítidos trazos, nunca se gasta inútilmente, nunca ha sido vana, pues refleja y sirve al hombre en toda su dimensión".

Homenaje en la RAE a Miguel Delibes (Efe)


Con este acto la Academia quería "pagar una deuda" que tenía contraída con Delibes desde hacía tiempo, como contó Víctor García de la Concha, director de la Real Academia Española. Debido a su enfermedad, el autor de "El camino" llevaba tiempo sin ir a la RAE, pero seguía muy de cerca los trabajos. Arturo Pérez-Reverte (que asistió hoy al homenaje junto al resto de académicos) propuso celebrar "un plenillo" en la casa del escritor vallisoletano, para estudiar palabras de sus obras.

La mala salud de Delibes impidió que llegara a buen puerto esa idea, pero Delibes sí asistió "virtualmente" a la presentación de la "Nueva Gramática" con un vídeo que hoy volvió a emocionar.

Sus palabras "resuenan con sentido de testamento espiritual. Nos pedía que nos esforzáramos en hacer llegar al pueblo, enriquecida, la lengua que nace del pueblo", dijo Don Juan Carlos ante unos ochenta escritores, directores de medios de comunicación, editores y numerosos amigos del autor de "Cinco horas con Mario".

Palabras de recuerdo de los académicos
"La prosa de Delibes es oro molido, en su conjunto, excelente, precisa, fidedigna. Y en los diálogos asombrosa, absolutamente verídica, absolutamente real", ha dicho Gregorio Salvador. "Pocos escritores contemporáneos han tenido en nuestra lengua ese don tan extremo de transmutar lo coloquial en literario". En sus novelas, "la palabra suena a la verdad de quien habla", afirmó Luis Mateo Díez, para quien Delibes, como novelista de su tiempo que era, "y conciencia narrativa de un siglo tan explosivo y contradictorio", no se conformaba con "contar la vida" sino que pretendía además "contar el sentido de la misma".

Y como ese excelente escritor que era, Delibes sabía que "la novela debe inquietar, no complacer. Inquietar es perturbar, criticar, molestar, aguijonear al sistema de hoy y al de mañana, porque todos los sistemas son susceptibles de perfeccionamiento, y esto requiere una conciencia libre", señaló el escritor leonés, escuchado con atención por buena parte de la familia del homenajeado.

El autor de "El camino" mantiene como centro de su ideología "la atención al hombre, la consideración del individuo por encima de la sociedad y en armonía con el medio natural". "Los perdedores, los seres humillados y ofendidos, los pobres seres marginales que se debaten en un mundo irracional llenan su universo", señaló Mateo Díez. También se detuvo en "la mirada peculiar y compleja del mundo" que, como todo gran creador, poseía Delibes y en esa facilidad que tenía para asumir en sus novelas "papeles diferentes" y terminar así convirtiéndose en "un visionario esquizofrénico".

Delibes era "dueño de sus personajes hasta el extremo de sentir cómo ellos sorbían su vida, redondeaban sus existencias a costa de la suya, mientras él sentía el gozo o el dolor de crearlos, insensible al paso del tiempo", añadió el autor de "La ruina del cielo". Amigo de Delibes desde los años sesenta, Gregorio Salvador centró su intervención en la lengua del autor de "Cinco horas con Mario", quien, con su "fidelidad absoluta al habla de sus personajes, ha dado autoridad a muchas voces olvidadas del viejo castellano".


El Imparcial.  Todos los derechos reservados.  ®2021   |  www.elimparcial.es