8 de diciembre de 2019, 20:40:59
Nacional

LibrosLibres


José Javier Esparza examina con lupa la historia negra de Carrillo


El totalitarismo sintetiza toda la vida de Santiago Carrillo. José Javier Esparza examina a fondo la vida de este nonagenario español que protagoniza su “Libro negro”. No se trata de una biografía al uso. El periodista ha querido detenerse y analizar las sombras de la vida de esta figura del comunismo español.


José Javier Esparza se ha marcado un reto: “entender por qué una persona como Santiago Carrillo actuó de la forma en que lo hizo”. Para ello ha examinado de arriba abajo la figura de este nonagenario comunista. LibrosLibres ha publicado su análisis en una obra titulada “El libro negro de Carrillo”.

El autor anticipa a sus lectores que no se trata de una biografía al uso que recorre los pasajes de su vida en forma de relato. El periodista y presentador de “La estrella polar” de la Cadena COPE ha escrito esta obra observando a fondo las sombras de la vida del español que mejor encarna el totalitarismo.

Toda una vida asociada al totalitarismo que Esparza analiza desde su nacimiento en el seno de una familia socialista. El niño revolucionario se convirtió a una edad muy temprana en líder comunista que intervino en una de las peores masacres de la Guerra Civil como es el fusilamiento de Paracuellos.

Pero el escritor no sólo se detiene en el "expediente Carrillo" bien conocido por la ciudadanía. Dedica especial atención a los años “negros” en los que el joven Carrillo conquista el poder. Años en los que el comunista intervino en la creación de las Juventudes Socialistas Unificadas, participó en la purga del POUM y en el desmantelamiento de los maquis. Pero hay más, indica Esparza en su libro negro, Carrillo intervino en “macabro ritual del crimen político” caracterizado por la liquidación de sus camaradas “disidentes”.

Examinar la vida de este comunista español es de actualidad para el autor pues no está de más evaluar la influencia del totalitarismo en nuestra sociedad del siglo XXI. Considera Esparza que en los años de la posguerra se erigió el nazismo como única corriente totalitaria a la que se demonizó y condenó con firmeza. Sin bien, el comunismo fue más sanguinario y mortífero que el régimen de Hitler y “ya no es posible seguir exonerando a los hijos de Lenin y Stalin en nombre del ‘antifascismo’ común”. Carrillo representa una generación infectada por la “patología totalitaria” y hay que evitar más contagios.
El Imparcial.  Todos los derechos reservados.  ®2019   |  www.elimparcial.es