15 de octubre de 2019, 20:36:31
Deportes

máxima igualdad en Inglaterra, Italia y Alemania


La gloria del fútbol europeo se decidirá en dos semanas


Tras siete meses de competición con goleadas históricas, fracasos sonrojantes, lesiones, sanciones y demás obstáculos, los torneos domésticos más importantes del mundo del balompié llegan a su fin más igualados que nunca. En una temporada que presagiaba más desigualdad que nunca por los petulantes fichajes veraniegos, la Premier League, el Calcio, la Bundesliga y la Liga BBVA se decidirán en las últimas jornadas. Con el 16 de mayo como fecha límite, la pelea por el triunfo nacional ha adquirido un cariz dramático ya que los rivales por el título no están separados por más de dos puntos, salvo en la Ligue 1 francesa. Tensión, cansancio, sufrimiento y gloria son los conceptos que regirán los partidos decisivos de las últimas jornadas en el fútbol europeo.




El universo futbolístico se ha regido desde sus inicios por la concatenación de ciclos exitosos de sus clubes más ilustres. Un proyecto ganador formado por un grupo de futbolistas que se encuentran en su mejor momento bajo la batuta de un entrenador que les conduce hacia la gloria, hasta que la reserva de gasolina se vacía, el nivel de acierto cae en picado y emergen nuevos ciclos ganadores de clubes que permanecían en segundo plano durante cuatro o cinco años. Esta ha sido la inercia que ha dirigido al balompié hasta las últimas décadas. Sin embargo, esta temporada se ha confirmado como una de las excepciones que confirman la regla o el inicio del fin de los ciclos ganadores y el comienzo de la era de la igualdad en este deporte.

La temporada pasada encumbró al Barcelona en un año histórico que marcaba el inicio de su ciclo de dominio en el plano internacional sobre todo en el ámbito nacional. Con la Liga en sus vitrinas a falta de varias jornadas para su conclusión, los pupilos de Guardiola pudieron centrarse en la final de Roma. Sin embargo este año la situación ha cambiado ostensiblemente. Los tropiezos en el Camp Nou frente a Rubin Kazán y Dinamo de Kiev en la fase de grupos de Champions presagiaban lo que meses después se ha confirmado: el Barcelona no podrá repetir la gloria de 2009 y deberá sudar más que nunca para vencer en España y en Europa. A falta de cinco jornadas para el final de la Liga BBVA, el equipo de Messi, Xavi y compañía tan solo saca un punto de ventaja al Real Madrid de Cristiano Ronaldo, que se ha estrellado en Copa y en el torneo continental. La igualdad absoluta ha provocado que el título podría decidirse por el enfrentamiento directo en el Bernabéu entre los dos gigantes de nuestro fútbol.

Pero la conversión del dominio absoluto en una lucha cerrada no es exclusivo de nuestro torneo. En Europa, las ligas más relevantes del balompié cuentan con dos equipos que sobresalen del resto, pero que no logran sacar ventaja el uno del otro. Los felices reinados de temporadas anteriores del Manchester United en Inglaterra y del Inter de Milán en Italia han llegado a su fin. La irrupción de la Roma en el caso italiano y la vuelta a la senda del triunfo del Chelsea en tierras británicas han propiciado la ruptura de la inercia ganadora de los ciclos gloriosos que azotaban a la competitividad de sus torneos nacionales. Mientras, en Alemania es el Bayern el que trata de volver a la cima de la Bundesliga tras los tropiezos de temporadas anteriores, en las que clubes como el Wolfsburgo y el Stuttgart se hicieron con el entorchado. Tan solo en Francia parece que el título ya está decidido, con el Marsella en la cumbre de la tabla clasificatoria. La paridad se ha instalado en las ligas más potentes por diversos factores, he aquí alguno de ellos.

Serie A


En el país transalpino se ha diluido el dominio absoluto que ejercía sin piedad el Inter de Milán desde el “moggigate” que penalizó con dureza a Juventus y Milan. La marcha de Zlatan Ibrahimovic ha ejercido un efecto nocivo al club de Moratti, acostumbrado a un fútbol más lento con el delantero sueco. La llegada de Wesley Sneijder, Diego Milito y Samuel Eto´o cambió el guión y la maquinaria del plantel de Mourinho ha tardado en engrasarse más de lo esperado. Con el Milan y Juventus fuera de juego por varios males que les cercenan -envejecimiento excesivo de sus plantillas y fichajes de dudosa validez en un grande-, el Inter debería sacar a sus perseguidores más de nueve puntos, pero la falta de regularidad que ha azotado a los interistas esta temporada ha permitido que la sorprendente Roma de Claudio Ranieri se haya alcanzado el liderato de la Serie A en la jornada 34. La derrota romana ante la Samp ha colocado a los de Mourinho en los más alto de nuevo, aunque con tan solo dos puntos de diferencia con el equipo de Francesco Totti.

La lucha por el Scudetto ha cobrado un interés olvidado tras el ciclo casi dictatorial de los nerazzurri en los últimos años. La dureza en la pelea quedó reflejada en las lágrimas de los jugadores de la Roma tras caer en la pasada jornada y ceder el liderato. Por delante quedan tres jornadas, en las que los dos contendientes tienen coches muy asequibles salvo el Lazio-Inter de este domingo -puede convertirse en una cómoda visita ya que los laziales no se juegan nada tras conseguir la permanencia-.

Premier League


El caso del fútbol inglés es parecido al del calcio italiano. Desde 2006, el público británico no ve celebrar el título a un club que no sea el Manchester United. El ciclo glorioso de los pupilos del mítico Alex Ferguson, que alcanzó sus cotas más altas en 2008 con el triplete, parece haberse agotado. La venta de Cristiano Ronaldo -MVP de las últimas temporadas-, unida a la marcha de Carlitos Tevez al rival del otro lado de la ciudad, ha supuesto un golpe absoluto al proyecto ganador de los diablos rojos. Vapuleados en Europa por Arjen Robben, el equipo comandado por Wayne Rooney se ha visto obligado a sudar más que en otros años para mantenerse en lo alto de la clasificación, debido entre otros factores al incremento en el nivel de equipos como el Tottenham, el Aston Villa y el Manchester City. Pero el gran rival que puede dejar en blanco a los de Old Trafford es el Chelsea. Los blues han recuperado la ilusión perdida gracias a Carlo Ancelotti. El preparador transalpino ha recuperado el mejor nivel de jugadores como Florient Malouda y Frank Lampard, que respaldados en la estabilidad goleadora de Didier Drogba -25 goles-, ostentan el primer puesto de la tabla por delante del gran dominador de los últimos años. Les separa tan solo un punto y quedan dos encuentros.

El Manchester tiene el calendario a su favor, ya que debe medirse al Sunderland y al Stocke City. Sin embargo, el Chelsea ha de batir al Liverpool de Rafa Benítez -que se juega su pase a puestos de Champions League- en Anfield. Las espadas están en alto en la pelea por el entorchado británico. El prestigio, la tradición de ambos clubes y el bagaje financiero de cada cual no importan a estas alturas. Quedan seis puntos por jugarse y un fallo condena más que nunca.

Bundesliga


El fútbol alemán es el paradigma de la igualdad en esta temporada. La llegada de Arjen Robben al Bayern de Van Gaal hacía presagiar el retorno del gran conjunto bávaro, pero la realidad es otra. La clasificación está liderada por el Schalke 04 de Kevin Kuranyi, eso sí empatado a puntos con el conjunto muniqués. El desplome del sorprendente vencedor de la temporada pasada, el Wolfburgo, ha dado paso a una pelea en la que todos podían llegar a la gloria. Werder Bremen, Bayer Leverkusen y Stuttgart han rondado el liderato en más de una ocasión a lo largo de la temporada. Sin embargo, los clubes que menos han fallado -con la pírrica puntuación actual de 64 puntos- han tomado una ventaja de siete puntos inalcanzable para el resto a falta de dos encuentros.

Con el Bayern clasificado para la final de la Champions League del Bernabéu y una plantilla corta, los muniqueses cuentan con más posibilidades que su rival ya que tienen ganado el gol average con el Schalke y goza de un calendario más favorable en lo que queda. Los de Van Gaal han de medirse a los débiles Hertha y Bochum,-ambos en zona de descenso- mientras que el conjunto de Felix Magath ha de superar al Werder Bremen -que pelea por jugar la Champions el año que viene- y el Mainz 05. Todo indica que el Bayern volverá a levantar el trofeo alemán, recuperando la senda de triunfos de antaño, sin embargo, en la liga más igualada del continente todo puede pasar todavía, aunque solo haya 6 puntos por disputarse.

Así salieron del terreno de juego los jugadores de la Roma tras perder ante la Sampdoria


Estos son los cañoneros que decidirán la Premier League


Esta es la mejor arma del Bayern Munich para reconquistar la Bundesliga
El Imparcial.  Todos los derechos reservados.  ®2019   |  www.elimparcial.es