19 de septiembre de 2021, 6:53:51
Sociedad

capta puntos concretos arteriales


La informática mejora el diagnóstico de las lesiones coronarias


Investigadores del Hospital Germans Trias i Pujol, conocido como Can Ruti, y del Centre de Visió per Computador (CVC) han desarrollado una nueva aplicación informática que permite ver, a la vez y con dos tipos de imágenes diferentes, puntos concretos de las arterias del corazón.


Aplicación informática que permite captar  en dos tipos de imágenes puntos concretos de las arterias del corazón (Foto: Centre de Visió per Computador (CVC))

Una nueva aplicación informática que permite ver a la vez y con dos tipos de imágenes puntos concretos de las arterias del corazón ha sido desarrollada por investigadores del Hospital Germans Trias i Pujol y del Centre de Visió per Computador (CVC). El software, llamado i-fusion, ya ha sido adquirido por la multinacional americana Boston Scientific, que prevé implantarla en sus nuevas máquinas de ultrasonidos intravasculares, según ha informado el hospital badalonés.

La aplicación examina los vasos con dos tipos de imágenes a la vez, lo que mejora el diagnóstico de las lesiones y permite diseñar con más precisión tratamientos para evitar nuevos infartos o anginas de pecho.




Aplicación informática que permite captar  en dos tipos de imágenes puntos concretos de las arterias del corazón (Foto: Centre de Visió per Computador (CVC))
La ventaja que aporta el nuevo software es que en una misma pantalla se pueden ver dos imágenes de un punto concreto de las arterias, como si este punto se viera a la vez desde dentro y desde fuera.

De esta forma, el nuevo sistema mejora el diagnóstico de las enfermedades coronarias causadas por la lesión y obstrucción de estas arterias a consecuencia de la aparición de placas de ateroma (acumulaciones de grasa y células) en sus paredes.

El sistema fusiona la coronariografía, que permite ver la luz arterial y su grado de obstrucción mediante rayos X, y la ecografía intracoronaria, dos técnicas diagnósticas que unidas consiguen ubicar mejor la localización de la placa de ateroma y qué medida y alcance tiene.

Esto permite diseñar con más precisión las angioplastias, que consisten en introducir un catéter por una arteria de la muñeca o de la ingle para hacerlo llegar hasta la arteria del corazón que está taponada, en donde se implanta una prótesis con forma de malla, para ensancharla de nuevo y conseguir que la sangre vuelva a circular correctamente.
El Imparcial.  Todos los derechos reservados.  ®2021   |  www.elimparcial.es