18 de enero de 2020, 13:49:20
Economía

serán convocadas a una reunión


Las Comunidades deberán contribuir al nuevo recorte del déficit


El Consejo de Política Fiscal y Financiera (CPPF) volverá a reunirse en los próximos días para establecer el recorte adicional del déficit público que, según el secretario de Estado de Hacienda Carlos Ocaña, tendrá que correr, en parte, a cargo de las Comunidades Autónomas.


El secretario de Estado de Hacienda, Carlos Ocaña, dijo este lunes que las Comunidades Aautónomas tendrán que asumir parte del recorte adicional del déficit público en 2010 y 2011, por lo que en breve serán convocadas a un Consejo de Política Fiscal y Financiera (CPPF) para pactarlo.

Durante un almuerzo-coloquio organizado por la Asociación de Periodistas de Información Económica (APIE), Ocaña avanzó que el Consejo de Ministros del viernes aprobará más medidas para conseguir ese ajuste adicional de medio punto porcentual del PIB en 2010 y de un punto en 2011.

Ocaña rehusó dar detalles al respecto, a la espera de que lo haga el miércoles en el Congreso el presidente del Gobierno, José Luis Rodríguez Zapatero, si bien dijo que no se está pensando en una subida de impuestos y que tampoco afectará a cuestiones "intocables" como el subsidio por desempleo.

Para rebajar el déficit público hasta el 3% del PIB en 2013, las medidas que se han debatido tienen que ver sobre todo con el gasto, igual que se ha hecho en la mayoría de países desarrollados, dijo.

Del ajuste que tendrán que hacer las Comunidades Autónomas, sólo explicó que se están buscando medidas tanto de carácter normativo como de gestión, pero sin que se vean afectados los servicios que presta esta administración (sanidad, educación, etc), que, según Ocaña, se pueden seguir dando igual, pero gastando menos.

Según explicó, el ajuste adicional responde a una petición por parte del Ejecutivo europeo a los países que cuentan con un déficit excesivo para que aceleren sus procesos de consolidación fiscal y concreten cuanto antes las medidas con las que piensan hacerlo, con el objeto de trasmitir tranquilidad a los mercados.

"No podemos ignorar el desplome de la bolsa", dijo Ocaña, quien manifestó que sería irresponsable no dar respuesta a las dudas de unos mercados que han cuestionado la viabilidad del euro, ante lo cual hay que dar una respuesta "rotunda", que trasmita el mensaje de que las instituciones europeas no van a permitir que se las desestabilice.

A su juicio, el problema fundamental de la economía española a medio plazo es volver a crecer, pero también se mostró convencido de que hay que "cambiar el foco" a corto plazo, si la preocupación en los mercados se centra en el elevado déficit público, porque no se puede dejar que el coste de la deuda española de dispare.
El Imparcial.  Todos los derechos reservados.  ®2020   |  www.elimparcial.es