10 de diciembre de 2019, 18:30:36
Cultura

la presenta en Cannes junto a Michael Douglas y Carey Mulligan


Oliver Stone retrata la avaricia de la gran banca en [i]Wall Street[/i]


Oliver Stone ha presentado este viernes en el Festival de Cannes su nuevo filme sobre la avaricia, el poder y el dinero, la segunda parte de "Wall Street", dos décadas después de atacar la especulación financiera y consciente de que ésta persiste.


Oliver Stone y Michael Douglas en el Festival de Cannes (Efe)

El cineasta Oliver Stone cuenta de nuevo con la colaboración de Michael Douglas, el "Gordon Gekko" "tiburón" de las finanzas y especulador sin límites en "Wall Street", un papel que lo lanzó a un nuevo registro (el de malo, malo) y que hoy, como el cineasta, cargó contra la ausencia de regulación en los grandes mercados financieros

Stone declaró en la presentación a la prensa internacional de un filme que no compite en Cannes que esperaba que el sistema financiero mundial cambiara, "pero no lo ha hecho".

Veintitrés años después de la primera parte de esta historia de bandidos de la alta finanza, Stone pone al protagonista en la difícil tesitura de tener que elegir entre el poder del dinero y la llamada interna e inexplicable del amor a la familia y la perpetuación de la especie, o al menos así lo explicaron él y los protagonistas del filme.

Aunque la cinta parece complacer la elección que haría una clásica producción del último Hollywood, Stone se mostró frustrado ante la prensa por considerar que las leyes del mercado, mejor dicho, la falta de ellas o su incumplimiento, sigue estando en el origen de la nueva crisis económico-financiera internacional.

Stone denunció el "tremendo vacío" que persiste entre quienes crean riqueza y quienes operan en los mercados financieros, en los que siguió viendo la causa de los problemas que, cuando rodó la primera parte de "Wall Street", causaron la crisis de los años ochenta del pasado siglo. Y la crisis de ahora, la causada entre otras razones por las arriesgadísimas operaciones del banco de negocio Lehman Brothers y compañía, "pone al mundo en una perspectiva nueva", recordó Stone, quien mencionó a su padre como ejemplo de una raza de hombres que, en el mundo de la banca, tenían otras prioridades. "Mi padre era un hombre honesto y creía en el servicio a los clientes, y eso ha desaparecido", explicó el director.

Carey Mulligan en el Festival de Cannes 8Efe)
Interpretada además por Shia LaBeouf -en el papel del joven aprendiz de "tiburón"-, Josh Brolin (que ya trabajó con Stone en "W.", sobre el ex presidente estadounidense George W. Bush), Carey Mulligan y Susan Sarandon, la película recibió tímidos aplausos en el pase de prensa de hoy en Cannes.

"Wall Street. Money never sleeps" deja vía libre a más secuelas: la próxima burbuja ya no será ni financiera ni inmobiliaria, será más "limpia", será "verde" y se moverá en torno a las energías renovables, a las que ya hincan el diente los aprendices de escualos que se mueven por la pecera sobre la que enfoca Stone.

"The Housemaid", de Im Sang-soo
La sección oficial de Cannes se abre paso entre los estrenos comerciales que jalonan el festival fuera de competición y exhibió el filme surcoreano "The Housemaid", de Im Sang-soo, un frío retrato del mundo de los ricos, poco original pero con una excelente factura y un final terrorífico. Remake de uno de los filmes clásicos por excelencia del cine coreano, "Hanyo" (1960), de Kim Ki Young, esta nueva versión aporta una mirada a la evolución social que se ha producido en Corea del Sur en estos 50 años y una cuidada puesta en escena.

Además de una soberbia interpretación por parte de Youn Yuh-jung, una actriz habitual tanto en los filmes de Kim Ki Young como en los de Im Sang-Soo. La historia de "The Housemaid" es la de Eun-yi, una joven que entra a trabajar de criada en la casa de una perfecta pareja de ricos. Él empresario de éxito y ella, en su segundo embarazo, a la espera de gemelos. En la casa hay otra criada, mayor, que lleva toda su vida allí (Youn) y que acoge con recelo a su nueva compañera, que en seguida inicia una peligrosa relación con el empresario.

Un filme "muy erótico y de mucho suspense", como lo describió hoy Im Sang-soon en su presentación en Cannes, adonde llegó acompañado por todo el elenco de la película.

El Imparcial.  Todos los derechos reservados.  ®2019   |  www.elimparcial.es