27 de mayo de 2020, 11:08:19
Opinión


El mundo digital al servicio de todos

Rafael Ortega


Ayer la Iglesia celebró la 44 Jornada Mundial de las Comunicaciones Sociales. Una Jornada que, dirigida al “sacerdote y la pastoral en el mundo digital: los nuevos medios al servicio de la Palabra”, ha centrado un tema tan importante como es el mundo digital que debe estar al servicio de todos, pero con responsabilidad.

Benedicto XVI en su mensaje, con motivo de la Jornada, afirma que “el sacerdote se encuentra como al inicio de una nueva historia, porque en la medida en que estas nuevas tecnologías susciten relaciones cada vez más intensas y cuanto más se amplíen las fronteras del mundo digital, tanto más se verá llamado a ocuparse pastoralmente de este campo, multiplicando su esfuerzo para poner dichos medios al servicio de la Palabra”. O lo que es lo mismo, el Papa les dice a los sacerdotes que se pongan al día, que se formen, y que den a conocer la vida de la Iglesia mediante estos modernos medios y que además “una pastoral en el mundo digital está llamada a tener en cuenta a quienes no creen y desconfían, pero que llevan en el corazón los deseos de absoluto y de verdades perennes, pues estos medios permiten entrar en contacto con creyentes de cualquier religión, como no creyentes y con personas de todas las culturas”.

El Papa ha querido dirigirse especialmente a los sacerdotes que, en muchos casos, como decíamos, deben “ponerse al día” en su modo de evangelizar y, por ejemplo, saber a quienes se dirigen y como lo hacen, no convirtiendo sus homilías en una invitación a la siesta. Unos sacerdotes, que en estos momentos difíciles y complicados, necesitan también de toda nuestra ayuda y deben convertirse en “Anunciadores del Evangelio en el mundo digital”, como han afirmado los Obispos españoles miembros de la Comisión Episcopal de Medios de Comunicación: “No podemos dejar de hacer una clara denuncia de la parcialidad con la que es tratada con frecuencia la figura y misión del sacerdote en muchos medios de comunicación en los que, faltando a la verdad y tan injustamente, se generaliza sobre la inmensa mayoría del clero la sospecha de comportamientos inmorales y delictivos de una minoría infiel de sacerdotes y religiosos. Todos lamentamos con mucho dolor el daño producido, a la vez que nos solidarizamos con las víctimas a quienes hay que acompañar con más caridad y justicia”.

Vivimos todos inmersos en este mundo digital y este mensaje papal nos viene “como anillo al dedo”, porque hemos de ser conscientes de que todas las innovaciones tecnológicas suponen también cambios de valores. Esto ya fue advertido por Pío XI cuando el 12 de octubre de 1931 inauguró Radio Vaticana, entrando entonces en las nuevas tecnologías y abriendo la Santa Sede al mundo de las comunicaciones.

Hoy la Iglesia está al día en todas estas nuevas tecnologías, especialmente en el mundo digital, de ahí el Mensaje del Papa, que aplaudimos y nos solidarizamos. Un mundo digital que aplaudirá también nuestro compañero Manuel Lozano Garrido “Lolo”, que el próximo día 12 de junio será beatificado en su ciudad natal, Linares, mientras hoy, una compañera, María Gómez, de la revista Vida Nueva, recibirá el “Primer Premio “Lolo” al Periodista Joven del Año”.



El Imparcial.  Todos los derechos reservados.  ®2020   |  www.elimparcial.es