16 de octubre de 2019, 4:31:11
Nacional

con el plan de ajuste


Todas las obras públicas se retrasarán, al menos, un año


"Nada volverá a ser como antes", ya que la reducción de inversión "tendrá consecuencias en los ejercicios más allá de 2011". Con este sombrío panorama el ministro de Fomento, José Blanco, ha explciado en la Comisión de Fomento del Congreso de los Diputados que la reducción de 6.400 millones de euros de inversión en obra pública por el plan de ajuste fiscal conllevará un retraso medio de al menos un año en la ejecución de todas las obras.


La ejecución de las obras de carreteras y ferrocarriles que ejecuta el Ministerio de Fomento sufrirá un retraso medio de al menos un año en su ejecución, como consecuencia del recorte de 6.400 millones de euros que sufrirá su presupuesto inversor en dos años (2010 y 2011), anunció este miércoles el titular del departamento, José Blanco.

El ministro indicó que este ajuste de inversión tendrá "consecuencias en todo el territorio nacional", dado que obligará a reprogramar todos los planes de construcción de infraestructuras previstos para los cuatro próximos años.

Fomento será así el Ministerio que sufrirá "el mayor impacto" por la reducción de inversión incluida en las medidas de ajuste anunciadas por el Gobierno para reducir el déficit público.

De la demora en la ejecución de obras de Fomento se escaparán no obstante las que se aborden en colaboración con el capital privado, según puntualizó Blanco en su comparecencia ante la Comisión de Fomento del Congreso.

Pese a ello, el ministro aseguró que ya "nada volverá a ser como antes" en cuanto a construcción de infraestructuras, dado que la reducción de inversión de estos dos años "tendrá consecuencias en ejercicios posteriores a 2011".

"Ello obligará a posponer licitaciones, demorar plazos de obra, suspender actuaciones y anular contratos. Ajustes de gran alcance con consecuencias en el conjunto de todo el territorio nacional", reconoció el ministro.

"Esto ya no es sostenible"
"Es el momento de la racionalidad y la austeridad y nadie debe sentirse excluido de este esfuerzo de responsabilidad con los intereses generales", añadió.

En este punto, Blanco recordó el gran esfuerzo inversor realizado en infraestructuras en los últimos años. En su opinión, "se estaba exigiendo a España un nivel de dotación de infraestructuras mucho mayor que el de cualquiera de los países más ricos del mundo occidental". "Y esto ya no es sostenible", aseguró.

Así, avanzó que a partir de ahora imprimirá un nuevo enfoque a la política de infraestructuras. Esta nueva estrategia supondrá que, antes de construir, "se saque el máximo provecho a las dotaciones existentes" y que, al construir, se prioricen "aquellas infraestructuras que sean estrictamente necesarias por su aportación a la competitividad de la economía y a la cohesión social".

"Ya nada volverá a ser como antes", aseguró Blanco que, no obstante, apostó por no caer en el "victimismo" y aprovechar la coyuntura para introducir medidas, cambios, reformas estructurales, y por apostar por la colaboración del capital privado para reducir el gasto y mejorar la eficiencia en la construcción de obras públicas", en definitiva "hacer más con menos".

El Plan de Austeridad de Fomento prevé ahorrar 1.200 millones de euros
Fomento prevé ahorrar 1.200 millones de euros con la aplicación de su Plan de Austeridad, con la reducción de los gastos corrientes hasta en un 15 por ciento para el Ministerio, y un 8 por ciento para las entidades y empresas dependientes del Grupo, informaron fuentes oficiales.

Esta es una de las medidas que el ministro de Fomento ha anunciado hoy en la Comisión de Fomento del Congreso, dentro del plan de ahorro previsto para el periodo 2010-2014.

El Plan contempla un ahorro en gastos de personal de 638 millones de euros, lo que supone una reducción de un 8,2 %, de los que 17,9 millones corresponden al Ministerio (-4%) y 620 millones al resto de empresas del Grupo Fomento (-8,5%).

En este caso, se trata de un ahorro adicional al previsto con el recorte del 5% en el sueldo de los funcionarios y del 15% en altos cargos, que disminuye en casi 9 millones de euros el gasto en personal hasta 2014.

El gasto corriente se reducirá también en el mismo periodo en 560 millones, lo que representa una disminución de más de un 8%, y de ellos, 25,9 millones son del propio Departamento y 534 millones de las entidades y empresas dependientes.

Además, el Ministerio de Fomento duplicará la reducción del número de cargos directivos prevista en el Plan de Racionalización aprobado por el Gobierno para todo el sector público empresarial, al reducir en 45 el número de los directivos con los que cuenta y que pasará de 219 a 174.

Ello supondrá una disminución del gasto del 20,5% y un ahorro económico directo de 12,15 millones de euros.

Por su parte, el número de miembros en los Consejos de Administración del Grupo Fomento se reducirá en 324 puestos, al pasar de los 893 actuales a 569.

Esto implica una reducción del 36,3%, también más del doble de la prevista para el conjunto de la Administración, y una rebaja de 8,2 millones de euros en el gasto por este concepto.
El Imparcial.  Todos los derechos reservados.  ®2019   |  www.elimparcial.es