13 de noviembre de 2019, 3:21:03
Cultura

San Isidro


El diestro López Chaves se lleva la única ovación del decimoctavo festejo de San Isidro


López Chaves ha saludado la única ovación en el decimoctavo festejo de la Feria de San Isidro de Madrid, donde se ha lidiado una corrida de toros de Cuadri que ha tenido su ejemplar más destacado en el tercero, un toro de gran envergadura que se desplazó con clase en la muleta de David Mora. La labor de Salvador Cortés ante el segundo fue silenciada.


Tres toreros en situación crítica. De este festejo iba a depender mucho la temporada de los tres, para bien o para mal, puesto que es Madrid la que marca la cotización. Y el resultado ha sido que no hubo suerte, dicho con la mayor indulgencia y ambigüedad.

Pero hay que ser claro y no valen eufemismos: los tres toreros han estado mal, muy mal. Unos peores que otros, y no se salva ninguno.

El trato piadoso del público, guardando silencio tras la mayoría de los arrastres, sólo quiere decir que el domingo viene gente bastante menos exigente de lo habitual y de paso también menos entendida, sin ánimo de ofender a "los domingueros", que también tienen derecho al solaz y el divertimento que significa una corrida de toros en San Isidro.

Y a propósito, se equivocaron los aficionados de toda la vida, o que se las dan de tales, al tomarse el día libre para "descansar" de la feria. Parece mentira no haber tenido en cuenta de antemano que los toros de Cuadri son garantía de espectáculo. Precisamente Madrid avala uno de los más brillantes palmarés en la cabaña de bravo de los últimos veinte años a cargo de esta ganadería, tanto por corridas completas como por toros individuales.

Todo el interés de la tarde estuvo en los toros. Una gran corrida por muchos matices en contra que se quieran poner una vez en el desolladero. Los seis, incluso los dos menos buenos, muy por encima de la terna.

Siempre hay que juzgar la actuación del torero en función de las posibilidades del toro, y esto es lo que hubo:

Primer toro. Quizás le faltó codicia, pero tuvo templanza y mucha nobleza en la muleta. López Chaves no tuvo compromiso de faena.

Segundo. Fue el menos apto. Brusquito, rebrincado y algo descompuesto en lo poco que duró. Pero tampoco Salvador Cortés apostó nada con él.

Tercero. El mejor de los seis, muy completo. Gran toro. Tuvo calidad y brío, emoción y "transmisión". David Mora demostró que para ser torero no sólo hay que tener valor. Hace falta también talento, que fue lo que le faltó a él.

Cuarto. Toro noble y moviéndose mucho. ¿Le faltó "chispa"? En ese caso algo tenía que haber puesto López Chaves, que le pegó pases como si no fuera con él. Desde luego el ritmo de la faena lo marcó el animal.

Quinto. Otro a tener en cuenta para el premio al mejor de la feria. Tardó en asomar la calidad del toro, que después de un tercio de varas empujando con fijeza y metiendo los riñones, pareció venirse abajo, algo corto de recorrido y saliendo de los capotes con la cara alta. Pero en la muleta se puso a embestir de aquella manera: mucho "motor", humillado y largo recorrido. Y Cortés con los cables cruzados.

Sexto. No fue tanto. Ayudó menos porque conforme avanzaba la lidia se fue quedando más corto y más parado. Pero ya estaba la tarde vencida y perfectamente definida, naturalmente a favor del ganado.

¡Qué lástima de toros de Cuadri!
El Imparcial.  Todos los derechos reservados.  ®2019   |  www.elimparcial.es