13 de diciembre de 2019, 10:20:07
Mundo

mar de china


Washington y Seul pactan unas maniobras militares conjuntas


La Casa Blanca expresó este lunes su "inequívoco" apoyo militar a la defensa de Corea del Sur, tras la crisis desatada en las relaciones con Corea del Norte, y anunció una revisión de su política hacia Pyongyang. En un comunicado emitido esta madrugada, el portavoz de la Casa Blanca, Robert Gibbs, indicó que el presidente de EE.UU., Barack Obama, "apoya totalmente" las exigencias del presidente surcoreano, Lee Myung Bak.


El Pentágono anunció este lunes la próxima realización de ejercicios navales conjuntos con Corea del Sur, en un momento en que crecen las presiones y las acusaciones contra Corea del Norte por el ataque a una nave surcoreana en marzo pasado.

El portavoz del Departamento de Defensa de EE.UU., Bryan Whitman, dijo este lunes que las maniobras que se harán "en un futuro próximo" tienen como objetivo mejorar la capacidad de los dos países de detectar la presencia de submarinos enemigos y bloquear el paso de naves con cargamento nuclear.

El anuncio supone la mayor respuesta de EE.UU. a las tensiones crecientes entre las dos Coreas, tras el hundimiento de una nave surcoreana el pasado mes de marzo, en el que murieron 46 marinos.

La pasada semana se publicó un informe elaborado por expertos internacionales que confirma la responsabilidad de Corea del Norte en el ataque que sufrió la corbeta surcoreana.

El hundimiento de este buque surcoreano es el peor incidente entre ambos países en la disputada frontera marítima del Mar Amarillo (Mar Occidental) desde el fin de la guerra de Corea (1950-1953), que terminó con un armisticio y no con un tratado de paz.

Hoy mismo, el secretario general de la ONU, el surcoreano Ban Ki-moon, dijo confiar en que el Consejo de Seguridad del organismo adopte "medidas apropiadas" en respuesta al ataque.

Ban dijo que las pruebas de la responsabilidad norcoreana en el torpedeo del navío son "abrumadoras" y que comparte la "condena generalizada" a las acciones de Pyongyang.

En respuesta a la agresión, el presidente surcoreano, Lee Myung-bak, anunció hoy el bloqueo de todo comercio con su vecino del norte, al que negará además todo paso marítimo, y pidió al Consejo de Seguridad medidas de castigo por el ataque.

En Washington, el Gobierno de Barack Obama "ha dado órdenes a sus mandos militares para que se coordinen estrechamente con sus pares surcoreanos para garantizar que están preparados e impedir futuras agresiones".

Así consta en un comunicado emitido esta madrugada, en el que la Casa Blanca expresa su "inequívoco" apoyo militar a la defensa de Corea del Sur.

"Las medidas que ha anunciado hoy la República de Corea son completamente adecuadas", indicó el portavoz Robert Gibbs, quien agregó que Seúl "puede seguir contando con el completo apoyo de EE.UU., como el presidente Obama ha dejado claro", según el comunicado.

Estados Unidos cuenta con 28.500 soldados desplegados en Corea del Sur.
El Imparcial.  Todos los derechos reservados.  ®2019   |  www.elimparcial.es