9 de diciembre de 2019, 9:56:37
Opinion


Las sorpresas de las elecciones checas

Izabela Barlinska


Los resultados de las recientes elecciones parlamentarias en la República Checa trajeron dos grandes sorpresas. Primera, que el gobierno será formado por una coalición de centro-derecha, y la segunda, la derrota electoral de los dos partidos dominantes, el Partido Socialdemócrata Checo (CDSS) y el conservador Partido Democrático Cívico (ODS).

Recordemos que estas elecciones fueron convocadas anticipadamente en 2009 cuando, durante la presidencia checa de la Unión Europea, cayó, como resultado del conflicto entre estos dos partidos, el gobierno checo. Hasta hoy muchos han comentado estos acontecimientos con una sensación de vergüenza y descredito. Se estableció un gobierno provisional cuyo primer ministro, Jan Fischer, se hizo muy popular por sus gestiones y, sobre todo, porque no se le asociaba con las disputas políticas entre los dos partidos principales. A muchos checos les hubiera gustado que continuara, pero Fischer no se presentó a las elecciones.

En los comicios, los checos pusieron de manifiesto su descontento sobre el permanente conflicto entre los dos partidos dominantes llevado en los últimos años en un estilo bastante contencioso. Los grandes perdedores fueron los favoritos, los socialdemócratas que, aunque ganaron las elecciones con unos escasos 22% de los votos, no pudieron formar ninguna coalición de la izquierda, dado que los resultados electorales del partido comunista (KSCM) fueron sumamente modestos.

El otro partido principal, el conservador ODS, también sufrió cierta caída de apoyo electoral. Sin embargo, su líder, Petr Necas, fue encargado de formar el gobierno en coalición con dos pequeños partidos de la derecha. Uno es el partido conservador TOP 99, el gran ganador de las elecciones, dirigido por el popular ex-ministro de asuntos exteriores, el conde Karel Schwarzenberg. El segundo es el populista, y algo imprevisible partido Asuntos Públicos (VV) cuyo presidente Radek John es un conocido periodista de investigación y presentador de la televisión.

Todos los partidos de la nueva coalición prometieron en la campaña electoral las reformas del sistema de jubilación y de la sanidad, así como el recorte de los gastos del Estado. Si consiguen formar un gobierno, tendrán que cumplir con estas mediadas impopulares pero bastante comunes en el ambiente de la crisis económica de la Unión Europea.
El Imparcial.  Todos los derechos reservados.  ®2019   |  www.elimparcial.es