14 de noviembre de 2019, 4:47:40
Sociedad

de la misma especie que "Lucy", un Australopithecus afarensis


El esqueleto de un homínido de 3,6 millones de años desvela que caminaba erguido


Científicos del Cleveland Museum of Natural History, Kent State University, Case Western Reserve University, Addis Ababa University y del Berkeley Geochronology Center han llevado a cabo un estudio por el que se ha descubierto y analizado un esqueleto parcial descubierto en Etiopía que tiene 3,6 millones de años, 400.000 años más que el famoso esqueleto de "Lucy". Las investigaciones sobre este nuevo espécimen indican que la facultad de caminar erguido como los seres humanos se produjo mucho antes de lo que se creía.


Lo han llamado el bisabuelo de "Lucy" porque tiene más de 3,6 millones de años, 400.000 más que el esqueleto de su "bisnieta". Científicos norteamericanos han descubierto que estos restos demuestran que el ser humano caminó erguido mucho antes de lo que se pensaba. El descubrimiento y los resultados de este análisis inicial se publicará esta semana en la edición online primaria de Proceedings of the National Academy of Sciences.

El esqueleto parcial pertenece a la especie de "Lucy", un Australopithecus afarensis. Fue descubierto en el área Woranso-Mille de la región Afar de Etiopía por un equipo dirigido por el doctor Yohannes Haile-Selassie, restaurador y responsable de antropología física del Cleveland Museum of Natural History. El esqueleto parcial fue excavado más de cinco años después del descubrimiento de un fragmento de un hueso del brazo inferior en 2005. La excavación recuperó la clavícula más completa y uno de los omóplatos más completos jamás descubiertos en los registros de fósiles humanos.

El espécimen fue denominado por los descubridores "Kadanuumuu" (kah-dah-nuu-muu), que significa "gran hombre" en el idioma Afar, y refleja su gran tamaño. El homínido masculino tenía una altura de entre 5 y 5 1/2 pies, mientras que la altura de "Lucy" era de 3 1/2 pies.

"Este individuo era totalmente bípedo y tenía la capacidad de caminar casi como los humanos modernos", comentó Haile-Selassie. "Como resultado del descubrimiento, ahora podemos decir de forma confidencial que 'Lucy' y sus familiares eran casi tan proeficientes como nosotros en lo que respecta al hecho de caminar sobre dos piernas, y que la elongación de nuestras piernas se produjo antes en nuestra evolución de lo que antes se creía".

El coautor y doctor C. Owen Lovejoy, profesor de antropología de la Kent State University, explicó: "El nuevo espécimen nos cuenta mucho más sobre la pelvis, tórax y proporciones de los miembros que lo que 'Lucy' fue capaz de contar por sí misma".


El Imparcial.  Todos los derechos reservados.  ®2019   |  www.elimparcial.es