22 de agosto de 2019, 13:14:20
Nacional

aprobada la reforma laboral


La izquierda vota 'no' porque la reforma propicia el despido "exprés"


El grupo parlamentario de ERC-IU-ICV anunció que votará en contra de la convalidación del decreto ley de reforma laboral porque propicia el despido exprés, es regresiva y perjudica a más de 15 millones de trabajadores.


Durante el debate de convalidación del decreto ley en el pleno del Congreso el portavoz de ERC en el Congreso, Joan Ridao, dijo que la reforma del Gobierno es una "contrarreforma que no sólo facilita el despido sino que precariza el mercado laboral". Criticó que el Gobierno haya desaprovechado la oportunidad de hacer una reforma equilibrada y aseguró que restará oportunidades a los 8 millones de personas que están "atrapados entre la temporalidad y el desempleo", ya que "la parte ancha de la reforma es para el despido, y la estrecha, para la creación de empleo".

El portavoz de ICV, Joan Herrera, justificó el voto en contra en que es una reforma "valiente con los débiles" que refleja la "peor parte de la patronal, la que sólo quiere despedir". Aseguró que ahonda en un modelo improductivo y que opta por el despido "exprés".

En este sentido aseguró que "la muestra" de este despido exprés "son los 29 despidos de de la Agencia Efe, con indemnizaciones de 20 días por año trabajado", mientras que Ridao también incidió en esta modalidad de despido al señalar que la reforma ya ha afectado "a unos cuantos trabajadores de la Agencia Efe".

Herrera añadió que la reforma laboral supone "un ajuste de caballo para los trabajadores" y lamentó que hoy sea un "día triste" ya que la mayoría del Congreso va a "tirar por tierra el compromiso adquirido de que no se recortarán los derechos de los trabajadores".

La diputada de Nafarroa Bai, Uxue Barkos, también anunció que votará en contra de la convalidación del decreto ley y subrayó que la reforma laboral propuesta por el Gobierno es consecuencia del fracaso del diálogo social, "responsabilidad que debe ser imputable a todas las patas de la mesa".

Asimismo, incidió en que abaratar el despido como propone la reforma no es la apuesta que este momento económico requiere y afirmó que el eje debería ser la formación de los futuros trabajadores y de los que han perdido su puesto de trabajo. Desde el BNG, la diputada nacionalista Olaia Fernández Dávila anunció su voto en contra y denunció que la reforma es una "guerra absoluta contra el Estado del Bienestar", ya que abarata el despido y permite a las empresas desvincularse del convenio colectivo.
El Imparcial.  Todos los derechos reservados.  ®2019   |  www.elimparcial.es