15 de septiembre de 2019, 7:41:36
Deportes

los tulipanes jugarán las semis frente a uruguay


Brasil fracasa en cuartos, Holanda se reafirma y Uruguay echa a Ghana en los penaltis


Holanda expulsó del Mundial al favorito y cinco veces campeón, Brasil (2-1), y regresó a las semifinales doce años después de perder frente al mismo equipo en la penúltima ronda, mientras que Uruguay batió al último representante africano, Ghana, en la tanda de penaltis.


El fútbol sudamericano, que había surgido de octavos como primera potencia continental al copar la mitad de las ocho plazas en cuartos, sufrió hoy un serio contratiempo al perder a su buque insignia, Brasil.

El martes, en Ciudad del Cabo, Holanda y Uruguay se batirán por un puesto en la final del día 11.

La derrota de Brasil acaba con el proyecto de Dunga, que había prescindido del "jogo bonito" en favor de una formación de físico poderoso y corte defensivo, menos dotada para el manejo del balón, que no ha causado, precisamente, entusiasmo en Johan Cruyff, líder del legendario equipo holandés que fue conocido por "La Naranja Mecánica".

El partido de Puerto Elizabeth reunía todos los ingredientes necesarios -calidad, grandes jugadores, contraste de estilos- para ofrecer un gran espectáculo. Brasil, cinco veces campeón, llevaba diez partidos invicto; Holanda, dos veces finalista, ocho.

El encuentro ya arrancó tenso, con ademanes agresivos en jugadores habitualmente pacíficos como Robinho o Arjen Robben.

Brasil sólo tardó 10 minutos en descifrar el sistema holandés. Felipe Melo metió un pase en profundidad a Robinho, que ganó la espalda a la zaga y batió sobre la marcha a Stekelenburg. Por primera vez en este Mundial, Holanda estaba abajo en el marcador.

El meta holandés sacó una mano providencial, en el 30, para desviar un tiro de Kaká directo a la escuadra. El partido se había puesto como le gusta a Brasil, con grandes espacios para las correrías de Kaká y Robinho.

Pero Felipe Melo, origen del gol, tuvo también participación decisiva en el empate de Holanda. En el 55, Wesley Schneider centró desde la derecha y el 4 brasileño tocó con la cabeza lo suficiente para despistar a Julio César y marcar en propia meta.

En el 67, Robben lanzó un córner, Dirk Kuyt prolongó de cabeza hacia atrás y allí estaba Sneijder, uno de los más bajos sobre el campo, para meter la calva (2-1). La expulsión de Felipe Melo por propinar un pisotón a Robben terminó de arruinar las esperanzas brasileñas de reacción.

En el Soccer City de Johannesburgo, "El Loco" Abreu marcó el penalti decisivo que clasificó a Uruguay por vez primera en 40 años para las semifinales de un Mundial, dejando fuera a la selección de Ghana, última representante africana, en un partido inédito.

Desde 1970, cuando obtuvieron el cuarto puesto, los uruguayos, que fueron campeones en 1930 y 1950, no habían estado en la ronda de cuartos. Ghana, en su segundo Mundial, ya había superado su actuación del 2006, en la que había llegado a octavos.

Ghana contó desde el primer minuto con el apoyo masivo del público africano, que ha hecho causa común con el único equipo superviviente del continente negro.

Una caída aparatosa de Jorge Fucile, que permaneció unos segundos inconsciente sobre la hierba, fue lo más destacado de la primera parte, pero cuando los jugadores casi enfilaban el túnel para el descanso, Sulley Muntari largó un disparo desde lejos que sorprendió a Fernando Muslera.

Apenas diez minutos, tras el descanso, tardó Diego Forlán en restablecer el empate, en un tiro libre directo. El balón hizo un extraño en el aire y se coló a la izquierda de Richard Kingson.

Luis Suárez dejó escapar una gran ocasión en el 62, al rematar fuera, en el segundo palo, un centro de Forlán, y otra en el 70 en un punterazo delante de Kingson, que despejó el poderoso disparo.

La prolongación tampoco resolvió nada, porque Asamoah Gyand lanzó un penalti al larguero en el último segundo. Por segunda vez en este Mundial la clasificación se decidió mediante tiros desde el punto fatídico. John Mensah falló su tiro, Álvaro Pereira también, Dominic Adiyiah echó por encima del travesaño el suyo y "El Loco" Sebastián Abreu, con un toque suave, marcó el de la sentencia.

La FIFA continuó su guerra particular contra las injerencias políticas en asuntos futboleros y hoy comunicó por carta al Gobierno nigeriano un ultimátum que expira el lunes a las 18.00 horas para que revoque su decisión de suspender por dos años al equipo nacional por su flojo desempeño en el Mundial, donde fue eliminado en la primera fase con un solo punto en tres partidos.
El Imparcial.  Todos los derechos reservados.  ®2019   |  www.elimparcial.es