26 de septiembre de 2021, 11:20:44

"una muy buena plataforma para darse a conocer”


Los editores confían en las redes sociales como una nueva oportunidad de negocio



Varios editores reunidos en Santander han coincidido en que las redes sociales de Internet suponen una suma de oportunidades más que una merma del negocio, y han vaticinado que la llegada del libro electrónico no supondrá el fin del de papel.

Según se ha afirmado en una nota de la Federación de Gremios de Editores de España (FGEE), los participantes en el encuentro sobre el futuro de la edición de libros celebrado en la UIMP han convenido que la veracidad de los contenidos y la protección de la propiedad intelectual condicionan los nuevos soportes electrónicos.

A juicio del director editorial de Blackie Books, Jan Martí, las redes sociales son "una muy buena plataforma para darse a conocer, aunque "su penetración es todavía muy incipiente", y en países como México se usan más "como estatus social" que "por su efecto práctico".

Martí ha advertido que "tan dañino puede ser dar la espalda a las formas tradicionales de edición y distribución, como abrazar sin más las nuevas herramientas sólo porque son masivas y baratas y es lo moderno".

"Si el papel ha funcionado tanto tiempo, será por algo", ha sentenciado.

El portavoz de Cegal en Red, Juan Manuel Cruz, ha considerado que, a pesar de que "el fin del papel lleva vaticinándose desde hace mucho tiempo, ese mensaje no es nuevo y se suscita cada vez que la tecnología da un paso adelante".

"Todo el mundo actúa como altavoz de los nuevos soportes sin importar los interrogantes que se suscitan, por ejemplo, sobre la veracidad de los contenidos o el derecho a la propiedad intelectual", ha opinado.

El director de la librería Cervantes de Oviedo, Alfredo Quirós, ha augurado que "el papel y los nuevos soportes electrónicos convivirán pacíficamente", aunque ha advertido de que "hay que estar atentos a la velocidad de adaptación porque, de entrada, la oferta va por detrás de la demanda" en el caso de los libros electrónicos.

"Hay que cambiar de mentalidad y no pensar tanto en incrementar las ventas, sino en buscar soluciones novedosas, huir de los alarmismos gratuitos y confiar en que la principal función del librero, informar y ayudar al cliente, se va a mantener independientemente del formato", ha sostenido.




El Imparcial.  Todos los derechos reservados.  ®2021   |  www.elimparcial.es