21 de octubre de 2020, 18:22:50
Cultura

defensores de la fiesta recurrirán la abolición al tribunal constitucional


Cataluña prohíbe los toros por 68 votos a favor y 55 en contra


Gritos, abrazos y lágrimas en el Parlamento catalán que esta mañana ha aprobado abolir la Fiesta Nacional. La reacción ha sido muy emotiva tanto para los que estaban a favor como en contra. Montilla, que ha votado en contra de la prohibición porque cree en la libertad, ha afirmado respetar esta decisión y ha descartado que sirva de termómetro de la relación de Cataluña con España. La Iniciativa Legislativa Popular impulsada por la plataforma antitaurina Prou! ha salido adelante con 68 votos a favor, 55 en contra y 9 abstenciones e implica el cierre de La Monumental de Barcelona a partir del 1 de enero de 2012.


El Parlamento de Cataluña ha decidido prohibir la celebración de corridas de toros en este territorio a partir de 2012, en una ajustada votación en la que los diputados de CiU y PSC han decantado la balanza a favor de las tesis animalistas, respaldadas por ERC e ICV y rechazadas por PP y C's. Han votado a favor de la prohibición 68 diputados, 55 en contra y 9 abstenciones

Tras meses de polémicas entre detractores y aficionados a la fiesta, el Parlament se ha pronunciado este miércoles sobre la Iniciativa Legislativa Popular (ILP) respaldada por 180.000 ciudadanos. Se trata de la segunda autonomía --después de Canarias-- que acuerda la prohibición de los toros en su territorio, alegando motivos de defensa de los animales y haciendo uso de sus competencias en materia de festejos.

En la práctica, la decisión política comportará la desaparición en un año y medio del único coso de la comunidad: La Monumental de Barcelona, por donde han desfilado últimamente figuras como José Tomás. No obstante, se mantienen los 'correbous' y 'correllaç', la suelta de toros y vaquillas en fiestas de poblaciones del sur de Tarragona, que no implican la muerte del animal.

Tras la votación, el presidente de la Generalitat, José Montilla, ha expresado su rechazo a la prohibición de las corridas de toros en Cataluña porque "creo en la libertad", y ha afirmado que "se equivocan" los que quieran hacer de este debate "el termómetro de las relaciones entre Cataluña y España". Montilla, que ha rechazado cualquier responsabilidad sobre la prohibición al recordar que no ha sido iniciativa del Govern ni de los partidos, ha afirmado: "Yo he votado en contra de la prohibición porque creo en la libertad, porque hubiera preferido que la continuidad o no de las corridas formara parte de una decisión tranquila y normalizada de los hábitos sociales de los catalanes y, en consecuencia, de la imparable cultura a favor de la protección de los animales, antes que por cualquier imposición legal". El presidente catalán ha pedido respeto por "quienes creen que las corridas de toros forman parte de su patrimonio cultural".

El portavoz de la plataforma Prou! (¡Basta!), promotora de la ILP a favor de prohibir las corridas de toros en Cataluña, aprobada hoy, ha anunciado que respaldarán a otros grupos para promover la abolición en otros territorios, pero ha reconocido que será difícil lograrlo en Andalucía y Madrid. Los representantes de Prou! (¡Basta!) han mostrado su "enorme satisfacción" por el éxito de la iniciativa y han considerado que la abolición genera ahora un precedente que deberá ser imitado. Aunque ha reconocido que "aún queda mucho por hacer, porque así lo pide la sociedad". "Hoy se acaban con cinco siglos de crueldad" y a partir de ahora "las cuestiones éticas han de ser razones para replantearnos nuestras tradiciones", ha manifestado la representante de Prou! Elena Escoda en una rueda de prensa, poco después de que la Cámara catalana haya aprobado la ILP con el respaldo de 68 diputados, 55 votos en contra y 9 abstenciones.

Por su parte, el portavoz de la Plataforma en Defensa de la Fiesta, Luis Corrales, ha manifestado su decepción por la decisión del Parlament de prohibir las corridas en Cataluña y ha anunciado que recurrirá la ley ante "el Tribunal Constitucional". "Veremos cómo lo planteamos porque hay cuatro entidades que pueden hacerlo, pero lo que está claro es que la lucha continúa y aquí no se acaba nada", ha añadido Corrales nada más conocer el resultado de la votación. Sus críticas han ido dirigidas hacia los parlamentarios de CiU, a quines ha acusado de "haber perdido la cabeza" y haberles "engañado". "Es muy triste constatar como CiU, un partido liberal y humanista, o se ha convertido al animalismo o ha perdido la cabeza. CiU ha prohibido hoy los toros en el Parlament de Cataluña", ha señalado.

"Me siento triste y afectado porque nos acaban de prohibir lo que para nosotros es parte de nuestra cultura y de nuestra vida", ha dicho un joven aficionado a los toros llamado Víctor Muñoz, que ha seguido el debate desde el exterior por la radio.

La Cataluña taurina ha pasado a la historia, un adiós a siglos de historia y arraigo en una Comunidad que en otros tiempos fue cuna y referencia mundial de "la Fiesta" de los toros. La plaza de toros de Barcelona ha sido la única en los últimos años en la que se acogían espectáculos taurinos, pero la historia taurina en Cataluña se remonta casi tres siglos atrás, con toros en todas las capitales de provincias y en varias de sus localidades. La primera corrida de toros que se acogió por primera vez en Cataluña data de 1387, durante el reinado de Juan I, y fue en Barcelona, según se recoge de forma oficial en el Archivo Histórico de la Corona de Aragón, que se encuentra en la Ciudad Condal. Pero no fue hasta comienzos del siglo XIX cuando "la Fiesta", como se conoce ahora, pasó a tener mayor proliferación e importancia en tierras catalanas, cuando se empezaron a crear las primeras plazas de toros y celebrar las primeras corridas.

El comienzo del fin del toreo en Cataluña tiene su punto de partida en 1988, cuando el Parlamento promulga la Ley de Protección animal, limitando la celebración de festejos taurinos, y también en 2004 cuando Barcelona se declara ciudad antitaurina, corriente que se extenderá por muchos municipios, provocando la desaparición a partir de 2005 de todas las plazas de toros catalanas excepto La Monumental. Y desde hoy, también esta plaza tiene los días contados. A partir del 1 de enero de 2012, "La Monumental" cerrará sus puertas a los festejos taurinos para siempre, el punto y final definitivo al taurinismo catalán.



El Imparcial.  Todos los derechos reservados.  ®2020   |  www.elimparcial.es