16 de julio de 2019, 14:35:39
Opinion


Inglaterra hace los deberes en Afganistán



La filtración en Estados Unidos de más de 90.000 documentos supuestamente confidenciales sobre la guerra de Afganistán ha encendido todas las alarmas. De ahí que Inglaterra se haya apresurado a anunciar la puesta en marcha de dos nuevas investigaciones sobre su papel en la contienda afgana. Acierta David Cameron tanto en la forma como en el fondo. En primer lugar, porque la iniciativa no puede venir en un momento más apropiado, ya que coincide en el tiempo con la revelación de todo tipo de irregularidades cometidas por las tropas estadounidenses. Y en segundo lugar, porque Inglaterra es, tras Estados Unidos, el país con mayor presencia militar en suelo afgano, con casi 10.000 soldados desplegados. Además, se da la circunstancia de que en estos 9 años largos que dura la guerra, más de 300 militares británicos han perdido la vida allí.

Es posible que, entre tanto documento filtrado, haya alguno que haga referencia al contingente británico. Por si acaso, David Cameron ya ha adelantado que, de destaparse alguna irregularidad, actuará en consecuencia. El premier británico es consciente de que en su país vive una gran comunidad musulmana, y que no hay mejor modo de conducirse en política que adoptando una actitud transparente ante la opinión pública. Con ello, Inglaterra mantiene intactas sus motivaciones morales para seguir con su presencia en una zona tan crítica como Afganistán. Y además, se cubre las espaldas ante eventuales revelaciones incómodas. Que, dicho sea de paso, no tendrían que haberse producido.

El Imparcial.  Todos los derechos reservados.  ®2019   |  www.elimparcial.es