25 de noviembre de 2020, 6:06:52
Nacional

el presunto etarra se encuentra en prisión


Confirman que el ADN de Agirresarobe es el mismo que el hallado donde asesinaron a 'Pagaza'


El ADN que se recogió en la Audiencia Nacional de una botella de agua de la que bebió Gurutz Agirresarobe, acusado del asesinato del jefe de la Policía Municipal de Andoain (Guipúzcoa) Joseba Pagazaurtundua en 2003, es el mismo que el que se encontró en la taza de café que se bebió en el bar el asesino.


Fuentes de la lucha antiterrorista han informado de que el ADN que se recogió en la Audiencia Nacional de una botella que bebió Gurutz Agirresarobe, acusado del asesinato del jefe de la Policía Municipal de Andoain (Guipúzcoa) Joseba Pagazaurtundua en 2003, corresponde con el encontrado en la taza de café que se tomó en el bar donde murió 'Pagaza'.

Esa botella ha sido examinada, y el ADN que dejó en ella Agirresarobe coincide con el que se encontró en la taza de café que se bebió el asesino de Pagazaurtundua en el mismo bar donde le disparó, mientras esperaba a que se vaciara para cometer el crimen. Agirresarobe ya está en prisión, decretada por Grande Marlaska, y la prueba del ADN parece definitiva para atribuirle el asesinato, según estas fuentes.

En su auto, el juez relata que sobre las 9:30 del 8 de febrero de 2003, Agirresarobe se dirigió al bar Daytona de Andoain "vistiendo prendas de invierno oscuras" y con la cabeza cubierta con un gorro que le tapaba la frente, y se sentó en un taburete de la barra donde pidió un café con leche, que no llegó a pagar.

Antes de que éste entrara en el establecimiento, lo había hecho Pagazaurtundua, "como lo hacía todos los días y en el mismo horario", quien se sentó en la mesa que "gozaba de mejor ángulo de visión sobre la puerta de entrada" ya que era una persona señalada como posible objetivo de Eta. El supuesto terrorista, miembro legal de la banda (no fichado por las Fuerzas de Seguridad), permaneció sentado durante unos treinta minutos en el mismo sitio, uno de los pocos del local donde no alcanzaba el espacio visual que dominaba la víctima.

Así, sobre as 9.55 horas, cuando sólo quedaban en el bar otras tres personas, entre empleados, clientes y el propio terrorista, éste, "de forma inopinada", se bajó del taburete y se dirigió a Pagazaurtundua, que no pudo percatarse de la acción, y disparó contra él "cuatro proyectiles en zonas vitales que causaron su fallecimiento", tras lo que huyó.

Las personas que se quedaron en el bar llamaron inmediatamente a las asistencias médicas y durante esos minutos que tardaron en llegar "no tocaron ninguno de los objetos existentes en el local", donde se incautó como "significativa" la taza de café consumido por Agirresarobe de la que se extrajo "suficiente perfil" para elaborar un informe sobre su ADN.
El Imparcial.  Todos los derechos reservados.  ®2020   |  www.elimparcial.es