12 de diciembre de 2019, 7:54:14
Economía

por superar los ingresos brutos


Vivienda obliga a devolver la ayuda al alquiler a 8.000 jóvenes


En 2008, 8.000 jóvenes beneficiarios de la ayuda al alquiler de 210 euros concedido por el Ministerio de Vivienda superaron los 22.000 euros de ingresos brutos anuales establecidos como "requisito fundamental" para recibir la ayuda. Por esta razón, el departamento que dirige Beatriz Corredor ha ordenado a las autonomía que verifiquen cada caso y resuelvan la retirada de las ayudas en los casos confirmados.


El Ministerio de Vivienda ha comunicado a 8.000 jóvenes beneficiarios de la Renta Básica de Emancipación (RBE) que en 2008 superaron los 22.000 euros de ingresos y que, por lo tanto no pueden cobrar la ayuda al alquiler de 210 euros, por lo que ha ordenado a las comunidades autónomas que revisen estos casos.

En un comunicado, Vivienda explica que no superar esta barrera de ingresos brutos es "requisito fundamental" para recibir la ayuda al alquiler y que las comunidades autónomas, encargadas de la gestión de esta renta, deben dar trámite de audiencia a los afectados y verificar cuál fue su nivel de ingresos.

Tras citar a los afectados, cada comunidad autónoma tendrá que comprobar quiénes superaron efectivamente el límite de 22.000 euros brutos anuales y, si es así, emitir una resolución retirándoles el derecho a las ayudas.

Asimismo, si el beneficiario no comunicó en su momento que dejaba de cumplir este requisito, la comunidad autónoma iniciará el expediente de reintegro de las ayudas correspondientes, contra el que se puede alegar, detalla Vivienda.

Por el momento, y mientras culminan las comprobaciones necesarias, el ministerio ha suspendido cautelarmente el pago de la ayuda a los jóvenes.

Tras una información publicada hoy por El País, Vivienda detalla que ha comunicado por carta y mensaje de móvil a los jóvenes que han superado este umbral de ingresos, según la información facilitada por la Agencia Tributaria y de acuerdo con el proceso de comprobaciones que se realiza para estas ayudas y que se repetirá en los próximos años.

El ministerio subraya que el real decreto que regula esta ayuda establece que para tener derecho a recibirla el joven debe tener "una fuente regular de ingresos que le reporte unos ingresos brutos anuales inferiores a 22.000 euros".

Para calcular esta cifra, detallan, sólo se han tenido en cuenta los ingresos por rendimientos del trabajo, no por incrementos de patrimonio ni otros.

Además, señala que el beneficiario tiene la obligación de comunicar inmediatamente ante su comunidad autónoma "cualquier modificación de los requisitos por los que se le reconoció el derecho a la ayuda" y que el incumplimiento de esta obligación "supone la devolución de las ayudas percibidas".

En la carta enviada, añaden, sólo se avisa a los jóvenes afectados de su situación y se les anuncia que su comunidad autónoma se pondrá en contacto con ellos para que aporten la documentación necesaria para aclarar si dejaron de cumplir con el requisito.
El Imparcial.  Todos los derechos reservados.  ®2019   |  www.elimparcial.es