12 de mayo de 2021, 6:27:39
Opinión


Tremendo Juli

José Suárez-Inclán


Lleva la feria de Málaga tres Puertas Grandes consecutivas. Dos, discutidas; una, indiscutible. Las tres valen, con las dosis de amor y castigo, amor y pedagogía o, más propiamente amor y sociología. Pero solo una de ellas habrá dejado una faena flotando en la inconfundible atmósfera de los recuerdos taurinos. Y eso no ocurre mucho (no ha ocurrido, por ejemplo, en todo Sanisidro, salvado sea un inolvidable tercio de quites).

Ocurrió el miércoles 18 de agosto a partir de las siete y media de la tarde. Bajo un sol taladrador, una luz de Apolo y un cielo azul rey con una nube blanca y densa, un cirro que apareció a borbotones tras el cerro escarpado de Gibralfaro. Le faltaba un mes para ser cinqueño al Jandilla de 570 kilos, zaíno, veleto y astifino, que salió galopando y cuya carrera a la gloria iba a frenar Julián con tres verónicas de vuelo corto, compás plano y giro acucharado. Una vara justa, palos sin atacarlo, y al centro. En seguida —un milagro— le buscó —y encontró— el torero el galope y se lo llevó ligado en la tela —un secuestro amoroso— para los restos. Sin perderle la cara un segundo, sin variar la distancia de los pitones implacables a la dúctil franela un milímetro. A toquecitos rápidos y armónicos, a temple de alta precisión, El Juli no le perdonó un solo pase. Ni a derecha ni a izquierda. Ni al pecho. Recortes, cambiados al norte y al sur, cambios de manos fluidos y sedosos hasta hacer circular al animal en un tiovivo de muleta que no parecía posible. Pero era verdad. Tal delirio se apoderó de la plaza —y del matador y del toro, que parecía disfrutar más que nadie como protagonista herido por un encantamiento— que una gaviota gris y blanca sobrevoló el tejadillo y dio una vuelta completa al ruedo para comprobarlo. Se perfiló el torero para matar y lo quería hacer como Dios manda porque era presa de una emoción interior, la que produce la creación y exige el remate de la obra bien hecha. Que si es acontecimiento inefable en cualquier disciplina artística, lo es más aún en el toreo. Porque la obra no se volverá a repetir y desaparecerá para siempre. Cuando El Juli, en cortó y por derecho, fulminó al bravo animal hasta el hoyo, había un sombrero cordobés junto al toro. Tremendo Juli. “Faena mexicana” —sentenció un viejo aficionado de solera intachable.

El Imparcial.  Todos los derechos reservados.  ®2021   |  www.elimparcial.es