28 de enero de 2020, 3:11:41
Deportes

Jornada 28


Un flojo Villarreal vence al Zaragoza por 2-0 y acecha al Barcelona



Los visitantes se hartaron de acumular ocasiones de gol, tanto en el primer como en el segundo tiempo, ante un rival que sigue con muchas dudas en su campo, si bien hoy tuvo la fortuna que le faltó en anteriores citas en El Madrigal. Los villarrealenses cambiaron el guión inicial de sus tres anteriores partidos en casa, en los que no pudo pasar del empate, ya que mientras en aquellos partidos la poca claridad ofensiva fue la tónica general, en esta ocasión salió con decisión y orden al ataque y logró abrir el marcador a los diez minutos de partido.

El duodécimo gol del atacante turco en la Liga llegó fruto de un buen pase del hispano brasileño Marcos Senna, que fue controlado por Nihat, cuyo disparo sorprendió a César Sánchez. El gol espoleó al Zaragoza, que desde ese momento se estiró más, y cambió la decoración del choque. Los aragoneses se hicieron con el control del partido y Oliveria se convirtió en una pesadilla para los locales, con un balón al palo, otro que rozó el larguero y una peligrosa internada que desbarató el defensa argentino Gonzalo Rodríguez.

Aunque la posesión de la pelota era totalmente del Zaragoza, el Villarreal logró frenar las acometidas del equipo aragonés que con anterioridad trajeron en jaque al equipo de Manuel Pellegrini, aunque en los instantes finales de este primer tiempo, de nuevo Matuzalem y Óscar amenazaron la meta local, pero Javi Venta y el uruguayo Godín estuvieron atentos para evitar males mayores.

Sufrimiento de los amarillos
En el inicio del segundo tiempo Diego López salvaba los muebles a su equipo a los pocos minutos de reanudarse el choque al detener un disparo a bocajarro de Óscar tras un clamoroso fallo defensivo de Godín dentro del área. Además, Oliveira, poco después, desaprovechaba un buena ocasión de igualar el marcador, ya que el brasileño cruzó demasiado el balón en la que suponía la enésima ocasión para marcar del Zaragoza.

Y si el conjunto de Manolo Vilanova se hartó de perdonar a su rival, el Villarreal no desaprovechó un penalti cometido por Paredes que Rossi se encargó de transformar en gol, cuando tan sólo llevaba unos pocos segundos sobre el terreno de juego tras relevar a Tomasson. El Villarreal se encontró con un claro 2-0 por el que poco había hecho, más que las buenas intervenciones de su portero, circunstancia a la que se unió el nulo acierto en otras acciones de los atacantes visitantes.

De hecho, tras el gol, el panorama siguió casi igual que antes, ya que, aunque el Villarreal mejoró sus prestaciones ofensivas, fue el Zaragoza el que con mayor asiduidad merodeaba por el área rival y ponía en aprietos a Diego López, sin duda el mejor de los suyos hoy. La cómoda ventaja en el marcador alivió al Villarreal en la recta final del choque, ante un Zaragoza que no se rindió pero al que se le vio ya menos convencido tras haberlo intentado hoy todo y haber carecido de la más mínima fortuna.
El Imparcial.  Todos los derechos reservados.  ®2020   |  www.elimparcial.es