25 de febrero de 2021, 13:59:46
Los Lunes de El Imparcial

reseña


Chester Himes: El extraño asesinato


Chester Himes: El extraño asesinato. Traducción de Alex Alonso Valle. Akal. Madrid, 2010. 208 páginas. 7,50 €


Un robo, un asesinato, una víctima y un testigo. En un principio, tras esta breve descripción, cualquier lector podría pensar que se trata de una de las muchas novelas negras que encontramos en los estantes de las librerías. Sin embargo, en esta ocasión el escritor afroamericano Chester Himes consigue sorprendernos con una historia donde nada es lo que parece.

Son las cuatro en punto de la madrugada del miércoles, 14 de julio, en Harlem, EE.UU. Un hombre de color entra en una tienda de alimentación para cometer un robo, convencido de que nadie le observa. Nada más lejos de la realidad; cercano a él, en un edificio de apartamentos de la Séptima Avenida, el reverendo Short lo observa todo desde la ventana de uno de los dormitorios. Se inclina demasiado y cae al vacío. Parece que ha llegado su hora, pero una cesta situada delante de la panadería que hay en la acera lo salva de la muerte. Cuando regresa al apartamento, tiene la visión de un hombre muerto. Se asoma y en la misma cesta en la que aterrizó yace el cuerpo de Valentine Haines. Pero ¿quién cometió el asesinato? ¿Cuál fue el móvil del crimen? ¿Qué relación tenía con el reverendo?

A través de las minuciosas descripciones de hechos y lugares, así como del continuo uso del diálogo para presentarnos a los personajes y enriquecer la narración, Himes nos ofrece la respuesta a estas y otras cuestiones de una trama que posee la virtud de captar y mantener la atención del lector hasta su inesperado final.

Nacido en 1909 en el seno de una familia afroamericana de clase media, Chester Himes se familiarizó muy pronto con el mundo delictivo y del juego. Tras burlar varias veces la ley, en 1928 ingresó en prisión por un delito de robo a mano armada con una condena de 20 años. Allí nacieron sus relatos cortos y posteriormente sus novelas negras; la primera de ellas, publicada en 1945. Con el paso del tiempo, tanto sus experiencias como sus escritos le convirtieron en un novelista famoso, de éxito. En los últimos años de su vida, huyendo del racismo de EE.UU., se mudó a Paris y después a España, concretamente a la ciudad de Alicante, donde murió en 1984.

Por Lara Montero de Espinosa
El Imparcial.  Todos los derechos reservados.  ®2021   |  www.elimparcial.es