25 de enero de 2020, 13:13:17
Deportes

Victorias y podios en las tres categorías


España reconquista el trono del motociclismo


El Gran Premio de Malasia se puede convertir en un campeonato histórico para el deporte español. El circuito de Sepang acogerá la carrera en la que Jorge Lorenzo podría conquistar su primer título en MotoGp, Elías podría conseguir el primer Mundial de Moto2 de la historia del motociclismo, y Terol, Márquez o Espargaró podrían sentenciar el entorchado de 125. Esta temporada alcanza un carácter mítico en el mundo del motor patrio. Esta es la tercera vez en la que tres pilotos españoles son coronados como los mejores del mundo en todas las disciplinas en un mismo año. Tras victorias aisladas, España reconquista el motociclismo con un ejercicio de ensueño.


Las motos vuelven a ser españolas. La temporada 2010 de motociclismo será recordada como el auténtico paseo triunfal de los pilotos españoles por los circuitos de todo el mundo. El dominio exhibido por nuestros representantes ha adquirido un carácter aplastante consultando las clasificaciones del Mundial y las listas definitivas en cada competición parcial. Nuestro país está en condiciones, a falta de cuatro grandes premios, de colocar a dos pilotos por podio en la clasificación final del Mundial en las tres categorías.

En MotoGp, la cima del motociclismo profesional, Jorge Lorenzo se ha mostrado como el tirano inflexible de la disciplina. El piloto balear no ha permitido casi ninguna alegría a sus rivales. Sus estadísticas le colocan como uno de los mejores conductores de los últimos años: ha ganado la mitad de los grandes premios disputados -siete de 14- y no se ha bajado del podio salvo en Aragón y Japón. El jefe de filas del Fiat Yamaha Team, que ha desbancado al todopoderoso Valentino Rossi, ha acumulado un total de 297 puntos, que le sitúan con un colchón sublime a falta de cuatro carreras por disputarse. Al “astronauta” mallorquín le vale con terminar noveno en cualquiera de las próximas competiciones.

La superioridad absoluta de Lorenzo sobre su moto tan solo ha sido discutida por otro español ilustre, el indestructible Dani Pedrosa. El piloto catalán vivió en una especie de conformismo negativo a la sombra de Rossi y de Lorenzo, pero tras no doblegar su entrega y permanecer firme en el trabajo y desarrollo de su pilotaje, Pedrosa volvió a encandilar al público internacional con sus cuatro victorias y cuatro podios en los últimos grandes premios. La remontada espectacular del de Castellar del Valles le ha concedido la segunda plaza en el Mundial -relegando a Rossi y Stoner a una lucha menor y ha encendido la pelea por el título de manera inesperada.

La batalla cerrada entre Pedrosa y Lorenzo no solo ha añadido un picante necesario a esta temporada en MotoGp, sino que provoca un optimismo espectacular a los aficionados españoles, que vislumbran ya las futuras luchas por el cetro del Mundial con dos protagonistas nacionales. Tan solo una desafortunada caída en Japón de Pedrosa, que le ha apartado de los próximos grandes premios, ha cortado la creciente tensión en el mundo del motociclismo, que se frotaba las manos ante el espectáculo venidero. Aún así, Lorenzo es justo vencedor y este no es sino un maravilloso prólogo de las glorias futuras del deporte español en MotoGp. Crivillé, que fue el último piloto español que ganó en esta categoría (1999), ya cuanta con dos dignos sucesores y protagonistas del ansiado cambio generacional en la categoría reina.


Tras los focos de MotoGp surge el “Ave Fenix” del motociclismo patrio: Toni Elías. El piloto manresano decidió abandonar la categoría reina y jugarse su prestigio en la recién creada disciplina de Moto2. La novedad de sus reglas, la inclusión de un número mayor de motos en los circuitos -que provocó caídas y nervios- y la competitividad de la categoría no importaron a Elías, que estaba decidido a recuperar la ilusión por este deporte. El catalán ha completado una gran trayectoria con siete victorias y un podio, que le han granjeado 249 puntos, es decir, 81 de ventaja sobre el también español Julián Simón.

Elías estrenaría su palmarés mundialista y haría historia al ser el primer triunfador en el Mundial de Moto2 si consigue una victoria o una segunda plaza en Sepang. Su dominio se refleja en la posibilidad de sentenciar el titulo a falta de tres carreras. Por detrás llega Julián Simón, el campeón en 2009 de la categoría de 125, que ha demostrado una espectacular capacidad de adaptación y ha dado muestras de una gran clase que le aseguran un futuro despejado. El piloto español deberá luchar por la segunda plaza todavía ya que solo le saca 21 puntos al italiano Andrea Iannone, que tiene en Motegi una de las últimas oportunidades de luchar por el subcampeonato.


Finalmente, y como colofón representativo del dominio español en 2010, la gloria en la categoría de 125 estará y ha estado copada por españoles. Nico Terol -primero del Mundial-, Marc Márquez -segundo- y Pol Espargaró -tercero- se han repartido todas las victorias de los 13 circuitos disputados. Terol se impuso en tres de ellos, Márquez en siete y Espargaró lo hizo en otros tres grandes premios. La regularidad ganadora del motociclismo nacional ha convertido a esta categoría en un auténtico paseo en el que el himno nacional ha sonado por todos y cada uno de los países que han sido sede del Mundial.

En la práctica, 125 está todavía muy abierta en los tres primeros puestos -que serán para pilotos españoles-. Tan solo están separados por 13 puntos, lo que asegura una batalla sin complejos en los cuatro grandes premios que restan para el final del año. Terol se mantiene en el liderato por su mayor regularidad -siete segundos puestos-, aunque Márquez se impuso en la ultima carrera de forma muy convincente. Espargaró ha conseguido peores resultados que sus rivales, pero mantiene intactas las posibilidades. Todo en juego en la categoría pequeña del motociclismo aunque una cosa es ya segura: el podio será español.

El hito del motociclismo español alcanza un carácter histórico e imborrable en la memoria de los deportes de motor. Esta será la tercera ocasión en la que tres españoles vencen en un mismo año en todas las categorías, ya que en 1988 y 1989 ya se produjo una situación similar. Nombres míticos como Jorge Martínez -ganador en 500 y 125 en el 88-, Manuel Herreros -campeón en 500 del año 89-, Sito Pons -doble ganador de 250- y Alex Crivillé -ganador de 125 en 1989- dan paso a la nueva hornada de campeones que traen un aire renovado que anuncia glorias futuras y dominio absoluto en el motociclismo internacional. La bandera española ondeará de manera incansable en los circuitos de todo el mundo, aunque, 2010 ya es el año de oro del motor patrio.
El Imparcial.  Todos los derechos reservados.  ®2020   |  www.elimparcial.es