12 de abril de 2021, 3:18:17
Opinión


Toreros G- ¿8, 9, 0 10?

Pedro J. Cáceres


La semana pasada trajo dos noticias en buen son para el toreo.

Por un lado el efecto Rubalcaba, que supuso que el grupo socialista en Europa se uniese al de los populares y salvase el veto que se proponían a las ayudas y subvenciones del ganado de lidia.

Y el domingo 24, la última hora era que el grupo de toreros visitadores, el G-8,9 o 10, se reunirían en los próximos días con los empresarios. En concreto la comentada cita fue el martes,

¿Que cuáles eran sus intenciones?
De Lo filtrado se colige que tras unos inicios muy tensos, propiciados por el recelo de los empresarios, la “diplomacia” –como aprendida en curso acelerado- acreditada por el grupo de figuras del toreo hizo llevadero el encuentro parra terminar, casi, en besos y abrazos.

Al final, parece, decidieron ir juntos en los pasos comunes que hay que seguir dando y se congratularon del logro del paso de la Tauromaquia a Cultura, convinieron la necesidad de declarar, a nivel Estado y en cada una de las Comunidades (y por qué no ayuntamientos) la Fiesta como B.I.C. Igualmente, aunque con discrepancias de criterios, decidieron trabajar unidos para potenciar la llamada Mesa del Toro.

Pero se me ocurre que ambos colectivos han perdido una buena ocasión de mirarse a los ojos y poner las bases de los que unos muñen y otros desconfían. Algo que más tarde o temprana terminará por aflorar.

Por ejemplo, hubiera sido buena ocasión para que los que provocaron la “cumbre” –las figuras del G-, 8, 9,10?- además de llegar a los acuerdos que decidieron se publicaran e informar a los empresarios del trabajo que se ha llevado a cabo hasta ahora y escuchar algunas de las inquietudes del sector, como la necesidad de racionalizar los pliegos de arrendamiento de las plazas y los canon de explotación de las mismas, les espetaran lo que, al parecer, traman en “petit comité”.

Está bien y es perentorio el racionalizar y adecuar los pliegos de condiciones. Está claro. Pero yo me pregunto...

¿Esa inquietud es para que a menor canon mayores honorarios?

¿Serán los toreros, voluntariamente, los que tranquilicen a los empresarios con adecuar sus honorarios a lo que meten por taquilla?

¿Le van a contar a los empresarios sus intenciones de negociar individualmente, o en bloque, de ellos, 8, 9 o 10, los derechos de televisión, con lo que el empresario no pintaría nada como interlocutor? En ese caso ¿les garantizarían en su contacto directo con la hipotética televisión que se ocuparían de preservar la parte alícuota de beneficio o lucro cesante que le correspondería al empresario?

¿Qué piensa Canal Plus de todo esto?

¿Se van a conformar los toreros que queden marginados cuando, a excepción del C+, Telecinco o Antena 3 se interesen tan sólo, en su caso improbable de decidirse a televisar, por Cayetano o Manzanares como base y el resto sean puro atrezzo? Porqué el interés de estas cadenas no es por los toros sino por algunos toreros -los dos citados- claro; y si reaparece Espartaco o Jesulín sigue toreando.

¿Les van a decir a los empresarios su compromiso de juramentarse y darse categoría, poniendo en valor sus actuaciones en plazas y ferias de superior categoría, para renunciar a torear en los gaches y todo lo que ello conlleva?

¿Les expondrán que está en estudio avanzado el que para ser apoderado se haya sido matador de toros? ¿De que época? ¿Con que categoría? Y si ha sido matador de toros, y es empresario ¿es incompatible? ¿O si también es ganadero?

¿Les contaran algo que es de régimen interno, pero que proyecta la supuesta seriedad con que va a actuar este lobby, que si cuajan estos proyectos de funcionamiento, aquel que no los cumpla tendrá una multa millonaria?

Tras la reunión con los empresarios ¿se reunirán con el resto de toreros para explicarles en qué se va a beneficiar el total del colectivo, o en su defecto que estos deduzcan en qué se van a sentir perjudicados y pasar al ataque?

¿Van a reunirse con los ganaderos y a estos y a los empresarios les van a asegurar que se harán responsables de los desaguisados de las “doce de la mañana” (los días de festejo) como consecuencia de las tropelías de sus veedores y los cuidados intensivos de sus apoderados, por supuesto matadores de toros retirados?

¿Van a dar un aviso a los colectivos de veterinarios y presidentes advirtiéndoles que en caso de conflictos en post-reconocimientos harán causa común para irse todos y suspender el festejo? Y de ser así, ¿anunciarán las medidas que van tomar contra los presumibles esquiroles, el resto de toreos que estuvieran dispuestos a sustituir y salvar la “corrida”?

¿Darán un mensaje a afición y público que van a preservar la integridad de la Fiesta y a competir con todos los compañeros, con los mejores hierros, y no solo los de cámara, para dar un mayor y mejor espectáculo? ¿O se lo van a seguir guisando y comiendo a lo “juanpalomo”, incluso a la hora de sustituciones por lesiones o cogidas, imponiendo el de por delante o dejarlo en un mano a mano para repartirse el botín?

Son, señores, una docena de inquietudes que se me ocurren ahora mismo, pero que pienso se le ocurriría a cualquiera…

El grupo parece firme estar formado por: Juli, Ponce, Manzanares, Cayetano, Morante, El Cid, Perera y Talavante.

En principio el G-8.

Pudiera estar El Fandi, sería el G-9. De hecho lo está.

Incluso parece que José Tomás habría firmado, o estar de acuerdo con algo, por que no digan que siempre es el mismo, pero ya les ha comentado que no cree en estas cosas, e incluso les ha dicho a algunos, directamente, que ellos serán los primeros en romper el futuro acuerdo. Sería el G-10.

En el escalafón comparecen hasta 208. Bien es verdad que con 50 o 60 habría suficiente.

Un apunte, o dos.

Zaragoza se acaba de dar con tan solo 4 toreros del grupo de élite: El Juli, figura consolidada e indiscutible, y también Cid, Talavante y El Fandi. No ha sido la feria más brillante de su historia, pero si no rentable, no ha sido una ruina, el ambiente no ha sido malo, y no se han producido manifestaciones por las calles ni rupturas de carnet de abonados ni reclamaciones del importe de las entradas.

En el año 98 los debutantes empresarios de Valencia, Palomares, Patón y Espinosa, tuvieron que confeccionar unas fallas sin José Tomás, Joselito y Juli, de una tacada. Era el año 98, los tres cracks del momento, junto con Ponce. Fue un ciclo excelente, el público llenó la plaza casi todas las tardes, salió satisfecho y aquí paz y después gloria.

El G-8, 9 , o 10.

Ah, ¡y Castella! Pues parece que no está por estas milongas y él va por libre. O que al ser francés, no han contado con él, o viceversa, por ser 'cuestión nacional' y muy española.

Pudiera ser que el francés tuviera razón. Como la Francia taurina es un ejemplo en todo por ser el público el que dicta leyes no escritas, gustos y veredictos, sin trusts, ni trilaterales, ni lobbys.

En Francia, el rey, el que manda, es el público. Y funciona, vaya que si funciona…

El Imparcial.  Todos los derechos reservados.  ®2021   |  www.elimparcial.es