11 de diciembre de 2019, 13:11:27
medioambiente

La crónica salvaje


El top ten de los "rascacielos" en forma de árbol


La ONG Bosques sin Fronteras y la Fundación Biodiversidad han entregado los premios 'Árbol y Bosque del Año' 2010 a siete ejemplares de árboles -eucalipto, encina, haya, olmo, morera y castaño- y a bosques singulares, que destacan por sus "cualidades sobresalientes" dentro de seis categorías a las que se han presentado 57 candidaturas. Durante la entrega de los galardones, dotados de 2.000 euros cada uno, que se ha celebrado en el Ministerio de Medio Ambiente y Medio Rural y Marino, la presidenta de Bosques sin Fronteras, Susana Domínguez, ha destacado que un objetivo de los Premios Árbol y Bosque del Año es contribuir a mejorar el conocimiento de los árboles y bosques más emblemáticos de España, desarrollarÁ actuaciones y programas que favorezcan la conservación y crear una cultura para el medio urbano que evidencia y resalte la función de los árboles y bosques para el conjunto de la sociedad.


Sin nada que envidiar a los rascacielos, el eucalipto "Regnans", es el árbol más alto que se conoce en el mundo y para mayor felicidad de los simpáticos koalas se encuentra en los bosques de Tasmania (Australia).

De su gigantismo -mide 132 metros; más que las Torres KIO de Madrid- da fe la ONG Bosque sin Fronteras, en su nuevo manual de buenas prácticas para los árboles singulares.

Le sigue a distancia una vieja conocida de las tribus de EEUU, una secoya de 112 metros de altura; así como un abeto "Douglas", cercano a los 95.

En España, probablemente, el árbol más alto es también un eucalipto, nacido en Galicia y conocido con el nombre de el "Abuelo Chavin". Plantado a principios del siglo XX en Lugo, mide actualmente 71,4 metros.

Dentro de las especies autóctonas, están los pinos canarios de Vilaflor, situados en la isla de Tenerife, con 51 metros de altura; el Haya de la Grevolosa en Barcelona, con 42; y el pino El Galpán de la Sierra de Segura, con casi 40 metros.

Testigos de leyendas, pactos y juramentos, los árboles son considerados los seres vivos más viejos del planeta. Se estima que en la tierra habitan más de 100.000 especies de árboles, pero no a todos les resulta igual de fácil llegar a ser muy longevos. Así para una encina no tiene ningún mérito alcanzar los tres siglos de vida.

A esa edad, y según Bosques Sin Fronteras, este árbol tan mediterráneo se encuentra en plenitud de facultades y en uno de sus momentos más productivos.

En cambio, para un chopo cumplir los 300 es un logro más que reseñable, y si lo logra no puede, sin embargo, ocultar su decrepitud.

Pero si hay que presumir de años, nada como la secoya, con longevidades superiores a los 3.000.

En California se ha localizado una secoya de la familia "Sequoiadendrum giganteum", que ha vivido la friolera de 3.622 años.

Muy alejados de este récord, en España los más longevos son los pinos laricios y pinos canarios. Algunos han llegado a los 1.000 años.

Es en la sierra de Madrid, donde probablemente se encuentre hoy el árbol más viejo de España, se trata del tejo de Rascafría, cuya edad oscila entre los 1.000 y los 1.500 años.

Mención aparte merecen, por su peculiaridad, los olivos y los dragos.

Son árboles también muy longevos, pero su forma de crecimiento -los olivos formando anillos muy variables y desiguales, y los dragos sin ellos- imposibilita conocer su edad.
El Imparcial.  Todos los derechos reservados.  ®2019   |  www.elimparcial.es