30 de mayo de 2020, 17:16:23
Nacional

EL IMPARCIAL entrevista al líder de Ciudadanos


Albert Rivera: "La mayoría de los catalanes nos sentimos españoles"


Cuatro años después de aquella sorprendente campaña de un joven barcelonés licenciado en Derecho, Ciudadanos es un partido con tres escaños en el Parlamento de Cataluña que aspira a llegar a cinco y así gozar de un grupo propio capaz de ejercer presión y oposición sobre unos políticos catalanes que han alejado a los ciudadanos de las urnas. Albert Rivera aspira con 31 años a ser el representante de un relevo generacional e ideológico con la socialdemocracia y el liberalismo con gran sensibilidad social como definición. A pesar de que cambiará el partido de Gobierno, Rivera sigue viendo muy cercano el "abismo del indepententismo".


Albert Rivera, presidente de Ciudadanos. Facebook de Albert Rivera

¿Cansado?

He dormido poco tiempo esta campaña, llevamos mucho tiempo trabajando. Además, este último año en el Parlamento ha sido exigente y duro. Sin embargo, la campaña se nos va a hacer corta porque nos van bien las cosas y porque cuando coges el ritmo te haces resistente.

¿Está siendo limpia la disputa?

Hay opacidad. No está siendo una campaña sucia o de navajazos, pero sí de no hablar de algunos temas, como la corrupción o la ley electoral, y creo que hay un pacto entre los partidos que han gobernado Cataluña para no abordarlos.

¿Qué es lo que más le ha sorprendido de las campañas de sus rivales?

Esperaba más debate sobre el modelo de sociedad para Cataluña, pero el juego de los post-pactos electorales y de los engaños al electorado hace que eso no se produzca. Se desdibuja la campaña porque no hay transparencia a la hora de plantear con quién gobernarás y cómo gobernarás.

¿Qué ha sido lo más divertido o curioso que le ha tocado hacer como candidato?

Acabo de hacer un acto chulo al estilo Tengo una pregunta para usted en la calle en Sant Boi, hemos dado el micrófono a la gente y ha sido muy agradable. Nos va el contacto tú a tú y es nuestra forma de entender la política. También, cuando vas a un mercado o a algún sitio pasan cosas divertidas, hay cachondeo con la gente. Se agradece, porque se nos había intentado excluir, los nacionalistas nos llaman "anticatalanistas", y eso se está rompiendo, estamos llegando a mucha gente y no hay aforo que no se nos haya quedado pequeño.

Los partidos “anticatalanistas” están al alza y los nacionalistas caen, según los sondeos. ¿A qué achaca este cambio de tendencia?

En estos momentos, hay dos partidos crecientes respecto a las últimas elecciones que son CiU y Ciudadanos; el PP, en algunas encuestas sube y en otras se mantiene o baja. Sí que es cierto que nuestra coherencia y el no engañar a nadie está dando frutos y especialmente con mucho electorado abstencionista que en las generales vota a PSOE o PP y en las autonómicas está votando por nosotros, en lugar de hacerlo con la nariz tapada a PSOE o PP en Cataluña. Crecemos con la gente desencantada que quiere ideas nítidas. El objetivo, que era conseguir un grupo parlamentario, está al alcance.

Albert Rivera, presidente de Ciudadanos. Facebook de Albert Rivera

Más de una vez le han preguntado durante campaña por la definición de Ciudadanos, la etiqueta. ¿Izquierda, derecha, centro, transversal…?

Tenemos dos corrientes ideológicas que nutren nuestro programa: una socialdemocracia de tercera vía, abierta, y el liberalismo político para la defensa de las libertades con gran sensibilidad social y defensa de la igualdad en servicios esenciales como Educación, Sanidad o Justicia. El problema es que en España no hay una etiqueta así o un partido que lo haya representado históricamente como ocurre en Inglaterra u Holanda.

¿Será Mas buen presidente?

Me está decepcionando bastante en esta campaña, tuvo un papel más moderado en la oposición. Ha crecido porque el tripartito se ha hundido y esta campaña ha metido la pata en varias ocasiones, como cuando dice que votaría por la independencia. Por tanto, quiere levantar fronteras y no convoca un referéndum porque a día de hoy no lo ganaría. El segundo punto de decepción se produjo el otro día en el debate, cuando Mas nos perdonó la vida porque me puse a hablar en castellano en la televisión pública. Dijo que mira si eran tolerantes los catalanes que me dejaban hablar en castellano en la televisión pública. No es bueno que Mas gobierne en esa clave nacionalista.

¿Ve a Montilla derrotado o cree que aún no ha dicho su última palabra?

Va a perder en votos y escaños y lo sabe y tendrá que reflexionar. Lo que no puedo descartar es que la socio-vergencia pueda funcionar de facto, que gobierne CiU y se repartan Cataluña a trozos. También está claro que Rajoy quiere apoyar sin condiciones a CiU a cambio de que CiU no ponga trabas a la gobernabilidad de Rajoy en Madrid. No hay nada claro.

¿Y si tuviera que jugarse un café?

Creo que CiU va a gobernar en minoría y que todo el mundo va a cortejar a CiU salvo Ciudadanos a cambio de trocitos de poder.

¿El papel de Ciudadanos seguirá siendo el mismo pase lo que pase?

Nuestro papel en esta legislatura va a ser mucho más importante porque, si finalmente conseguimos grupo parlamentario, vamos a poder presentar modificaciones legales y propuestas de ley. Vamos a tener un papel decisivo porque va a ser la única voz de oposición en el Parlament.

¿Cataluña está más alejada o más cerca de Madrid que hace cuatro años?

La clase política catalana intenta poner tierra de por medio con el resto de España, es un objetivo. Lo hemos visto en un vídeo de CiU en el que España le roba la cartera a un catalán o a Puigcercós insultar a los andaluces. Pero la mayoría de los catalanes nos sentimos españoles, queremos ser partícipes de un proyecto conjunto y preferimos la concordia y la convivencia.

Albert Rivera, presidente de Ciudadanos. Facebook de Albert Rivera

¿Le preocupan las llamadas a grupos terroristas extintos y mensajes independentistas que se salen del guión?

Algunos se tienen que volver más independentistas si cabe para crear sus propias plataformas, es el caso de Laporta. En ese sentido, si ya no nos parece poco independentista ERC o CiU no está radicalizando lo suficiente su discurso, nos faltaban voces que quieren declarar unilateralmente la independencia saltándose la Constitución y la legalidad vigente. Esos discursos, al margen de que sean mayoritarios o minoritarios, hacen que CiU y ERC radicalicen su discurso. Nosotros, en el otro lado de la balanza, somos un antídoto. CiU se está quitando la careta en esta campaña y tengo la sensación de que Montilla le ha hecho el trabajo sucio, se ha quemado con todo el debate identitario y CiU seguirá cabalgando hacia el abismo del independentismo.

Decía con anterioridad que ha trascendido lo intrascendente de la campaña. ¿Publicar el patrimonio le parece relevante o sólo una moda?

En el divorcio entre política y ciudadanía, creo que es un gesto hacia unos ciudadanos que han dejado de confiar, pero no sólo sirve publicar el patrimonio: hay que cambiar la ley electoral, hay que permitir listas abiertas y desbloqueadas, hay que limitar los mandatos de los gobiernos, hay que hacer primarias obligatoriamente por ley en los partidos, hay que limitar el gasto electoral, hay que trabajar contra la corrupción… Los gestos están muy bien, pero tienen que ir acompañados de políticas y de propuestas.

A raíz de esa desconfianza, ¿cree que habrá más interés en Cataluña el lunes por la noche que el domingo?

Quizá es políticamente incorrecto, pero hay que decirlo así: la presidencia no está en juego, sólo los pactos. Los sondeos son muy claros. Uno de cada dos catalanes, como mínimo, seguro que está más preocupado por el partido que por las elecciones. Esperemos marcar un punto de inflexión y empezar a plantar cara al establishment político catalán que lleva 30 años.

¿Resultado del partido?

2-1.

¿Ha elegido ya la corbata de la noche electoral?

Todavía no. Quizá el día de reflexión me dé una vuelta por la tarde y compre alguna cosa. Si no, cogeré alguna de las que tengo.

¿Algún ritual?

No soy supersticioso. Quiero pasar el domingo lo más tranquilo posible, con mi mujer y mi familia. Pasaré muchos nervios.

Una promesa electoral que nadie pueda reprocharle en cuatro años.

Vamos a decir lo mismo en la tribuna del Parlamento que lo que decimos en la calle o en un medio de comunicación y las mismas lenguas que utilizamos en la calle las utilizaremos en las instituciones.
El Imparcial.  Todos los derechos reservados.  ®2020   |  www.elimparcial.es