13 de noviembre de 2019, 1:21:32
Nacional

En cabreros, ávila


Museo Adolfo Suárez y La Transición


En su pueblo natal, Cebreros (Ávila), por iniciativa del Alcalde y de muchos de sus amigos, familiares y colaboradores, existe un lugar extraordinario: el Museo Adolfo Suárez y la Transición (www.museoadolfosuarezylatransicion.com). En él, a través de imágenes y recuerdos, se rinde homenaje a aquellos mágicos doce meses (entre julio de 1976 y junio de 1977) en los que, gracias a ese abulense ilustre llamado Adolfo Suárez González, España pasó de un sistema político dictatorial a una monarquía parlamentaria y a una democracia plena. Un momento histórico en el devenir español.


Bajo el amparo de la Corona y con el impulso y el apoyo de Su Majestad el Rey Don Juan Carlos, Adolfo Suárez fue protagonista absoluto de un hecho singular, cuya importancia hemos ido descubriendo los españoles con el paso de los años. En los meses anteriores al 15 de junio de 1977 se obró la magia de transformar –con total y absoluta legitimidad, sin traumas ni confrontaciones– una dictadura en un sistema democrático plenamente a la altura de los tiempos actuales.

La sensatez y el equilibrio de la Transición
En la época que vivimos, plagada de tensiones políticas, conviene recordar la sensatez y el equilibrio que hicieron posible la Transición.
Aquel compromiso no hubiera sido posible sin la generosidad, el consenso, el impulso de todos y cada uno de los colectivos políticos, económicos y sociales, junto con la vocación y el deseo democrático del pueblo español.

Fueron esenciales la concatenación de circunstancias y la existencia de un líder carismático que se ganó la confianza de sus compatriotas. Adolfo Suárez recibió el 15 de junio recibió un inmenso respaldo popular para poder concluir la impresionante obra de la Transición. Año y medio más tarde, la Constitución de diciembre de 1978, unánimemente aprobada, situó definitivamente a España en el reducido grupo de los países absolutamente democráticos.

Uno de los políticos más importantes del siglo XX
Adolfo Suárez era, ha sido y es un político excepcional, uno de los más importantes del siglo XX en España. Desde que ocupara posiciones destacadas en el franquismo, él ya tuvo el sueño de una Monarquía parlamentaria y de una España democrática y, desde las diferentes responsabilidades que ocupó, luchó por conseguirlo.

Convertir un sueño en realidad exige soñar. Adolfo supo y pudo soñar en una España que asombró al mundo, pasando de la Dictadura a la Democracia, en tan solo 12 meses.

Gracias a su intuición política, a su saber hacer, a su generosidad, a su capacidad de sacrificio, su sueño se convirtió en realidad. Y eso es algo que todos debemos agradecer, porque la clase política española fue bastante ingrata con este excepcional político de Cebreros.
Visita obligada para descubrir el Espíritu de la Transición

Menos mal que, desde hace alrededor de año y medio, el Espíritu de la Transición está presente en Cebreros, un pueblo maravilloso donde se elabora buen vino y que debiera ser visita obligada para conocer a quien, en su día, hizo posible aquel año mágico del que España y el mundo estuvieron tan orgullosos.

El Museo Adolfo Suárez y la Transición, situado en la remodelada iglesia de San Francisco, más conocida como la iglesia vieja de Cebreros, posee unas instalaciones de una belleza extraordinaria y un contenido que se irá enriqueciendo con el tiempo, conforme los españoles de buena fe vayan compartiendo y aportando ideas, sugerencias e incluso materiales. Así recordaremos siempre a este político excepcional y maravillosa persona con quien tuve el privilegio de colaborar durante muchos años.

Adolfo, España te debe memoria y gratitud. Nosotros, tus amigos, cariño, adoración y respeto.

Adolfo, gracias.
El Imparcial.  Todos los derechos reservados.  ®2019   |  www.elimparcial.es