25 de septiembre de 2021, 4:37:05
Sociedad

militares supervisan los aeropuertos de Madrid, Barcelona, Sevilla y Canarias


Militarizado el control del espacio aéreo español tras el caos provocado por los controladores


Los controladores del turno de noche vuelven progresivamente a sus puestos, al menos en el Prat de Barcelona, donde se ha incorporado la mitad de ellos.



El Gobierno anunció este viernes que el Ministerio de Defensa había pasado a controlar la navegación aérea en todo el territorio nacional por la situación de "extrema gravedad" generada tras el abandono de los controladores aéreos de sus puestos de trabajo.

El presidente del Gobierno, José Luis Rodríguez Zapatero, firmó la orden que permite a Defensa hacerse cargo de la navegación aérea. Con la asunción por parte de Defensa de la navegación aérea en el ámbito civil, en razón de la situación de emergencia prevista en la Ley de Seguridad Aérea, la actividad de los controladores ha quedado bajo la organización, planificación, supervisión y control de este Departamento. El incumplimiento por parte de los controladores aéreos de las directrices de Defensa en ese caso será considerado una infracción de la Ley de Seguridad Aérea y dará lugar a la exigencia de las responsabilidades civiles o penales que procedan.

Mandos militares se encuentran supervisando los aeropuertos de Madrid, Barcelona, Sevilla y Canarias para atender toda la gestión del tráfico aéreo. Otros controladores del Ejército del Aire se incorporarán de forma inmediata a ocho aeropuertos de uso compartido civil-militar, por si es preciso desviar a los mismos vuelos civiles, así como a otras instalaciones que permanecen abiertas.

La Sociedad Española de Tránisto Aéreo , la asociación de los controladores militares, ha advertido de que ningún controlador del Ministerio de Defensa cuenta con la licencia comunitaria de controlador de tránsito aéreo, es decir, el título habilitante para poder ejercer como controlador civil. Según una nota de prensa remitida por Sodecta, la Ley de Segurida Aérea contempla que los controladores del MINISDEF (Ministerio de Defensa) puedan ser utilizados para, en caso de circunstancias extraordinarias, "asegurar la continuidad en la prestación de los servicios que tengan la consideración de esenciales". Para ello, prosigue el comunicado, "el personal que tenga que prestar dichos servicios deberá ejercer las funciones y realizar las actividades propias de cada clase de personal aeronautico, solo cuando se este en posesión de un título habilitante, válido y eficaz, para ello".



La llegada del turno de noche en el control aéreo español, a partir de las 22.00 horas, no varió el caos en los aeropuertos españoles y el Gobierno decidió militarizar el servicio. El Ministerio de Defensa es ahora el encargado del control aéreo, que inició el despliegue de militares en las torres de diez aeropuertos, bajo el mando del Jefe del Estado Mayor del Aire, José Jiménez Ruiz.

Aena ha advertido de que paralizar el tráfico aéreo de un país puede ser sancionado con el despido disciplinario y constituye un delito, según el artículo 409 del Código Penal. El fiscal superior de Madrid, Manuel Moix, ha acordado abrir diligencias de investigación para esclarecer si la conducta desplegada por los controladores aéreos del aeropuerto de Barajas puede ser constitutiva de infracción penal, informaron a Europa Press fuentes judiciales, que en su variante de sedición, está penado con hasta 8 años de cárcel. Las mismas fuentes han precisado que la Fiscalía ha comenzado la práctica de una serie de diligencias dirigidas a conocer las circunstancias "en las que se ha producido el abandono masivo del puesto de trabajo por parte de los controladores aéreos así como la identidad de quienes han abandonado su puesto de trabajo". El fiscal ha pedido a la Policía y a AENA que informe de aquellos controladores que se han ausentado de sus puestos de trabajo.

Aeropuertos Españoles Navegación Aérea (Aena) calcula que son más de 250.000 personas las personas afectadas por el abandono del puesto de trabajo por al menos el 70% de los controladores, que actuaron así mientras su sindicato, USCA, estaba en rueda de prensa explicando que todo estaba bien. Ante esta situación, que afecta al menos a dos mil vuelos, Blanco ha formado un gabinete de crisis en la sede de su departamento para buscar soluciones. También estudia la puesta en marcha de medios de transporte alternativos para los viajeros que están atrapados por "la huelga salvaje de los controladores aéreos", como así ha sido calificada por algunos de los sectores afectados. Renfe ha constituido ya un grupo de trabajo para evaluar las posibilidades de absorber el mayor número posible de viajeros afectados por la situación, y ya ha realizado una ampliación de la oferta de plazas para mañana con el objetivo de paliar la situación.


El Imparcial.  Todos los derechos reservados.  ®2021   |  www.elimparcial.es