28 de enero de 2020, 15:41:37
Nacional

el nuevo presidente cree que el psoe debe afinar su programa electoral


Mas: "Dios no quiera que el PP saque mayoría absoluta"


Artur Mas cree que una victoria del PP por mayoría absoluta en las elecciones generales sería perjudicial: "Dios no lo quiera, porque no sería bueno para Cataluña".


El presidente catalán en funciones, José Montilla, y el presidente electo, Artur Mas, se han reunido esta mañana durante una hora y media en el Palau de la Generalitat para negociar el traspaso de poderes, en un encuentro en el que Montilla ha entregado a Mas un informe sobre el estado de las cuentas catalanas.

Según fuentes de Presidencia consultadas por Efe, el encuentro ha sido cordial y ambos dirigentes han acordado acudir juntos mañana al homenaje al presidente Francesc Macià, 48 horas antes de que Mas tome posesión del cargo de presidente de la Generalitat en un acto solemne en la sede del Govern.

El Parlament de Catalunya invistió ayer al líder de CiU, Artur Mas, nuevo presidente de la Generalitat gracias al apoyo de los 62 diputados de su grupo, la abstención de los 28 del PSC y el rechazo de los 45 parlamentarios que suman los grupos del PPC, ERC, ICV-EUiA, Solidaritat y Ciutadans.

Según las fuentes consultadas, Montilla ha entregado un informe elaborado por la Conselleria de Economía con el estado real de las cuentas de la Generalitat que cerró anoche el departamento que dirige el conseller en funciones Antoni Castells.

En el encuentro, ambos dirigentes también han hablado de la economía productiva, de la situación del sector del automóvil, de la industria en general y también del sector financiero.

En un terreno más político, Montilla también ha querido explicar a Mas los "temas abiertos" con el Gobierno central, es decir cuestiones relacionadas con traspasos y aplicación del nuevo Estatut, según las fuentes consultadas.

La reunión, celebrada en el despacho del presidente catalán en funciones, se ha iniciado a las 11.00 horas y ha finalizado pasadas las 12.30 horas.

Después de la abstención de los socialistas para facilitar la investidura de Mas gracias a un pacto escrito con acuerdos de futuro entre PSC y CiU, Montilla está liderando un traspaso de poderes que quiere que sea impecable, motivo por el cual ha trasladado hoy a Mas que está a su disposición ante cualquier duda o ampliación de información sobre los temas tratados en la reunión, según han informado fuentes del Govern saliente.

Mas tomará posesión del cargo el próximo lunes en una ceremonia en el Palau de la Generalitat y ya está cerrando la lista de los consellers que designará, entre los que destaca el futuro titular de Economía, el profesor Andreu Mas-Colell, y Francesc Homs, que también podría incluirse para ocupar la cartera de Interior.

Entre los nombres que se dan ya por seguros están los de Joana Ortega (Gobernación y Relaciones Institucionales), Lluís Recoder (Política Territorial), Irene Rigau (Educación) y Josep Maria Pelegrí (Agricultura y Medio Natural).

"Dios no quiera que el PP saque la mayoría absoluta"
El presidente electo de la Generalitat de Cataluña, Artur Mas, cree que una victoria del PP por mayoría absoluta en las elecciones generales sería perjudicial, lo que le ha llevado a exclamar: "Dios no lo quiera, porque no sería bueno para Cataluña".

En una entrevista en TV3, el líder de CiU ha considerado que, para evitar una eventual mayoría absoluta del PP, "el PSOE debería afinar muy bien en su oferta electoral y en sus liderazgos" a la hora de preparar los comicios generales, previstos para 2012.

A su juicio, sólo una "reacción" del PSOE podría conseguir que el PP no ganara con mayoría absoluta, algo que, ha reiterado, "no nos iría bien" y "no sería una buena cosa para Cataluña".

Preguntado por cómo ve sus relaciones con el presidente del Gobierno, José Luis Rodríguez Zapatero, Mas ha asegurado que "me entenderé con él, pero mantendré una prudente distancia".

El nuevo presidente de la Generalitat ha insistido en que pondrá en marcha un plan de austeridad que se basará en evitar los gastos "superfluos" y en "gastar mejor", consciente, según ha dicho, de que "es muy difícil" ahorrar en ámbitos como la educación y la sanidad.

De todas maneras, ha enfatizado que "lo más importante es que se dé un mensaje de austeridad. La gente tiene que ver que quien administra el dinero público lo hace como si el dinero fuera suyo".
El Imparcial.  Todos los derechos reservados.  ®2020   |  www.elimparcial.es