14 de noviembre de 2019, 4:51:32
Opinion


Inmigrantes, ¡a las urnas!

Mariana Urquijo Reguera


España en estas fechas ha puesto en marcha un proceso que devuelve a los inmigrantes un derecho que era ya una urgencia. Un derecho que habían perdido al inmigrar y que nosotros, como malos anfitriones, no les hemos dado durante años mientras les exigíamos todas las obligaciones de los ciudadanos nacionalizados.

El derecho de voto de los inmigrantes en las municipales no es importante porque pueda producir vuelcos electorales (excepto en los pueblos y ciudades en que si son una gran parte del electorado: ejemplos de hasta el 30% de población inmigrante, contrastan con poblaciones donde solo representan el 2%) ni porque vaya a ser decisivo para la formación de gobiernos, sino porque incluye a una parte importantísima de la sociedad, más allá del voto, en la participación de la vida política activa. Esta nueva sangre puede imprimir nuevos matices, ideas y sobre todo fuerzas en esta política nuestra, desgastada y descolorida, de berrinche superficial y sin fondo.

No viene mal empezar a tratar con todos los derechos a aquellos que pueden ser en cualquier momento nuestros anfitriones. Una vez más, esta España sin rumbo empieza a emigrar para buscar un nuevo futuro fuera de sus fronteras. Las noticias que dan cifras de los jóvenes que se están yendo de España a México, Argentina, Irlanda e incluso Italia ponen a nuestro país donde siempre estuvo: en una burbuja sobre la cuerda de un funambulista.

Inmigrantes, ¡a las urnas! Es una oportunidad de crear las bases reales para una integración plena, que nos aleje de los fantasmas de los guetos franceses, de la xenofobia italiana y que nos enriquezca como sociedad para no seguir repitiendo los mismos errores.
El Imparcial.  Todos los derechos reservados.  ®2019   |  www.elimparcial.es