26 de noviembre de 2020, 5:31:04
Sociedad

Tratamiento integral


La nueva Ley de Igualdad permitirá a los padres disfrutar del permiso de lactancia


El Anteproyecto de La Ley de Igualdad de Trato y no Discriminación presenta varias novedades con respecto a lo que ya existía en el artículo 14 de la Constitución. Desde el Ministerio de Sanidad se destaca que, aparte de una norma con carácter general que “ofrecerá mayor eficacia”, permitirá a los padres disfrutar del permiso de lactancia e incluye la lengua y el acceso mercado laboral y a la vivienda como elementos de discriminación.


La principal novedad de la Ley Integral para la Igualdad de Trato y la no Discriminación es que por primera vez se trata de una Ley contra la discriminación con carácter general que “simplificará las cosas y ofrecerá mayor eficacia” y que, entre otros aspectos, modificará el Estatuto de los Trabajadores “para permitir que los padres trabajadores (hasta ahora madres) puedan disfrutar del permiso de lactancia”.

Así lo han afirmado a EL IMPARCIAL fuentes del Ministerio de Sanidad y Políticas Sociales, que han señalado que también se modificará la ley para permitir que los tribunales puedan acordar medidas de restricción o retirada de datos de páginas de Internet “para que a través de estas no se contengan contenidos que pueden resultar discriminatorios”.

La lengua como discriminación
Igualmente, la nueva ley incluye la lengua como motivo de discriminación y desde el Ministerio se explica que “el artículo 3 de la Constitución reconoce el derecho al uso del castellano por parte de todos los ciudadanos y, al tiempo, atribuye la condición de cooficiales a las lenguas propias de las Comunidades Autónomas, lo que implica el reconocimiento del derecho a usarlas”.

Al respecto, señala que “esto es lo que traslada el anteproyecto de Ley de Igualdad de Trato a un ámbito concreto: el derecho a no ser discriminado por el uso de una u otra lengua allí donde cada una de ellas esté reconocida”. Fuentes del Ministerio señalan que da un paso más en la no discriminación por razón de lengua: “el derecho a usar una lengua cooficial incluso fuera del ámbito geográfico de la Comunidad correspondiente en lo referido a las relaciones de los ciudadanos con determinados órganos del Estado cuando así esté reconocido por las leyes, como en concreto ocurre con alguno de los nuevos Estatutos de Autonomía”.

Aclaran que no significa que, por ejemplo, un catalán tenga derecho a hablar catalán en Andalucía, “lo que la Ley hace es prohibir la discriminación por el uso del castellano en todo el territorio nacional y por el uso de las demás lenguas cooficiales en sus respectivos territorios”.

Autoridad para la Igualdad de Trato
La Ley, que dispondrá de la suficiente dotación económica para poder hacerla efectiva, habilitará instrumentos para hacerla cumplir y “dirige mandatos a los poderes públicos y, en especial, a las Administraciones públicas”, que tendrán que cumplir todas las obligaciones que contempla.

“Pero también los particulares, empresas y personas individuales”, afirman desde el Ministerio de Sanidad, que presentan como otra novedad importante la creación de la Autoridad para la Igualdad de Trato y la No Discriminación, que “como autoridad independiente, será la encargada de proteger y promover la igualdad de trato y no discriminación de las personas por razón de las causas previstas en esta Ley, tanto en el sector público como en el privado”.

Así, “en casos de infracciones de extrema gravedad y de extraordinaria relevancia la ley prevé el cierre” de un negocio, aunque, se apunta, “en los años que llevan en vigor en nuestro país otras normas antidiscriminación, jamás se ha impuesto una sanción tan grave”. Subraya también que esto no va en contra la libertad de mercado, “al contemplarse como sanción en el marco y con las garantías de un procedimiento administrativo sancionador”.

Igualdad en el acceso a la vivienda
Precisamente, uno de los motivos de sanción sería vulnerar el derecho reconocido en el caso de la Igualdad en el acceso a la vivienda, pero se aclara: “Cada persona puede alquilar su casa a quien quiera, lo que no se puede es discriminar si haces una oferta de alquiler al público excluyendo a personas por las causas de discriminación o imponiéndoles condiciones más gravosas”. Un ejemplo sería anunciar que se alquila un piso sólo a extranjeros.

Sólo si incumple de manera flagrante el mandato de no discriminar, un propietario de un inmueble puede ser denunciado.

Financiación de centros educativos
Otras de las novedades que ofrece la nueva ley es la “prohibición de financiación pública para los centros educativos que excluyan de su ingreso a grupos de alumnos por las causas previstas en la Ley”.

Según informan las mismas fuentes, se recogen tamnién las prohibiciones de discriminación en ámbitos como “el empleo, la sanidad, los servicios sociales, el acceso a establecimientos y espacios abiertos al público, en la oferta pública de bienes y servicios, en los medios de comunicación social y en la publicidad”.

Además, “se regula la carga de la prueba para facilitar la prueba de la discriminación por todas las causas” en los procesos civiles, contencioso administrativos salvo penales, así como en el procedimiento administrativo, se prevé la designación de un Fiscal de Sala delegado para las actuaciones penales en este ámbito.
El Imparcial.  Todos los derechos reservados.  ®2020   |  www.elimparcial.es