24 de noviembre de 2020, 2:01:47
Opinión


La hora del PP



El triunfalismo ha sido la nota predominante de la convención que el Partido Popular ha celebrado este fin de semana en Sevilla. Con mesura, pero triunfalismo, a fin de cuentas. Rajoy sabe que, salvo catástrofe inesperada, tiene todas las papeletas para ser el próximo inquilino de la Moncloa y ha actuado acorde a lo que de él se esperaba en semejante situación. Invitaciones al optimismo cuando los populares gobiernen, apelaciones a la regeneración y demás generalidades, salvo la referencia explícita al régimen de prebendas de diputados y senadores; asunto éste que suele estar rodeado de demagogia pero que, tal y como lo ha planteado el PP -revisar las jugosas pensiones de jubilación- parece bastante atinado.

La convención de Sevilla ha sido, por tanto, la puesta en escena de un equipo que se sabe ganador. O casi. Y esto último debiera tenerse muy presente desde ya por parte de los dirigentes populares; hay unas municipales a la vuelta de la esquina, que serán una excelente piedra de toque para ver el estado de la ciudadanía de cara a las generales del próximo año. Pero conviene recordar que el electorado español no vota necesariamente lo mismo a nivel local o autonómico que nacional, por lo que el PP no puede dormirse en los laureles. Discurso claro, unidad de actuación y determinación ante los retos del día a día -la gestión de la marcha de Cascos en Asturias, los frentes judiciales abiertos en materia de corrupción- son las claves para que Rajoy llegue a la Moncloa. Pero antes debe ganarlo en las urnas. Para ello –sobre todo, si la coyuntura del país es tan grave como los populares la pintan, y probablemente así es- se requiere, como ha pedido el Presidente Aznar, un programa claro y ambicioso de austeridad y reformas que vincule al electorado e implique al nuevo gobierno que salga de las urnas. Si el PP descuida todo esto o lo esconde en la ambigüedad y el silencio, por más que la crisis y la calamitosa labor de gobierno de José Luis Rodríguez Zapatero le estén componiendo el resultado, puede llevarse más de una sorpresa.
El Imparcial.  Todos los derechos reservados.  ®2020   |  www.elimparcial.es