28 de septiembre de 2021, 10:28:40
Sociedad

cien días como ministra


A Pajín se le cae Sanidad de la cartera por las muchas y polémicas leyes sociales


Leire Pajín lleva 100 días al frente del nuevo Ministerio de Sanidad y Políticas Sociales, más Igualdad, y ha sido noticia más por sus “problemas familiares”, por polémicas leyes como la Antitabaco o la de Igualdad de Trato y por la necesidad de una política efectiva contra la violencia de género que por su gestión sanitaria, donde no se han apreciado avances significativos.


La nueva ministra de Sanidad y Políticas Sociales, Leire Pajín, empezó su cargo asumiendo la cartera de Igualdad, eliminada por Zapatero, e integrando en su equipo a la ex responsable en este departamento Bibiana Aído. Pajín dijo que la conversión del Ministerio de Igualdad en Secretaría de Estado había supuesto "un ahorro de 900.000 euros", aunque desde el PP se insistió en que no se ahorraba nada y que la operación había sido sólo un “lavado de imagen”.

Precisamente por su nombramiento como ministra se vio envuelta en una polémica con el alcalde de Valladolid, Javier León de la Riva, que aludió a su apariencia física al aseverar que cada vez que veía sus "morritos" sólo pensaba en "una cosa". El alcalde pidió disculpas. Aun así, desde el PSOE se pidió su dimisión, aunque la ministra pasó página.

Además, algunos “casos” familiares han puesto también a la ministra de Sanidad en el punto de mira. Primero tuvo que ver cómo su madre, Maite Iraola, dejaba el PSOE tras pactar una moción de censura con un tránsfuga y después tuvo que desmentir que nadie de su familia tuviera algo que ver con el Caso Brugal sobre una supuesta trama de corrupción urbanística en la provincia de Alicante. Su padre, José María Pajín, admitió que el promotor Enrique Ortiz sondeó su mediación en el Plan Rabasa, aunque señaló que no le hizo caso.

Desde el PP tampoco ha tenido buenas críticas. La coordinadora de Participación Social del PP, Ana Pastor, criticó su nombramiento asegurando que "el Ministerio de Sanidad parece una agencia de colocación". Subrayó la necesidad de profesionalidad e insistió en que "a este ministerio hay que llegar aprendido, sobre todo en tiempos de crisis". La popular dijo que parecería que "hay quien no sabe, no contesta" y que no hay ministerio, sólo personas, a las que se pide que hagan una política sanitaria, "que hasta ahora es inexistente".

Por ser criticada, se le ha criticado, incluso, por llevar durante meses en su muñeca izquierda una pulsera “Power Balance”, un producto milagro criticado por médicos y especialistas, que el propio Ministerio que ella dirige había desaconsejado. Pero por lo que hemos tenido constancia de la gestión de Leire Pajín al frente de Sanidad y Políticas Sociales no ha sido por sus medidas en materia sanitaria, sino con los resultados de las aplicadas en los asuntos centrales de la política social.

Leire Pajín jurando su cargo como Ministra de Sanidad,Políticas Sociales e Igualdad. Foto: Efe


Violencia de Género
Las 71 mujeres fallecidas a manos de sus parejas o ex parejas en 2010 ha obligado a la ministra a replantear medidas en este apartado y a seguir buscando fórmulas para reducir el número de agresiones por violencia de género.

Así, como el número de víctimas en noviembre era ya muy elevado, Pajín anunció una serie de medidas entre las que propondría reformar el Código Civil para que los jueces tengan la posibilidad de determinar si los imputados por delitos de violencia de género deben perder la custodia de sus hijos.

El Ministerio de Sanidad explicó que esta reforma pretende dotar a los jueces de la posibilidad, durante el tiempo que dura el proceso judicial y antes de que exista una sentencia firme, de adoptar como medida cautelar la retirada de la custodia individual al presunto maltratador.

Desde el PP se recordó que la legislación actual ya prevé la retirada de la custodia compartida para los condenados por maltrato y las asociaciones judiciales señalaron que la propuesta es “innecesaria, propagandística y peligrosa”.

Por otra parte, el Gobierno también ha encomendado la elaboración de un protocolo para la atención de las mujeres españolas víctimas de violencia de género residentes en el extranjero, así como de protocolos de atención sanitaria para mujeres en situación de especial vulnerabilidad como mujeres inmigrantes o con discapacidad.

Además, se impedirá que los hombres condenados por delitos relacionados con la violencia de género puedan heredar el patrimonio de la víctima. En cuanto a los recursos económicos, el presupuesto dedicado por el Gobierno a la lucha contra la violencia de género para 2011 será de más de 380 millones de euros.

Pajín recibe la cartera de Igualdad de manos de Aído. Foto: EfeLey Antitabaco
Pero otra cuestión también ha centrado la atención de Leire Pajín. El 2 de enero entró en vigor la Ley Antitabaco que prohíbe fumar en todos los establecimientos públicos cerrados y en los aledaños de centros de salud, colegios y parques infantiles. Para la ministra "no caben interpretaciones, es una ley absolutamente clara, que deja perfectamente regulado dónde se puede y no fumar, lo que hace también más fácil su cumplimiento".

Aunque Pajín destacó que la ley se estaba aplicando con toda normalidad y confiaba en que siga siendo así, el alcalde de Valladolid, otra vez, acusó a la ministra de invitar "a los ciudadanos a denunciarse unos a otros" y criticó que "así empezaron cosas muy terribles en la historia de la humanidad".

Desde el Ministerio de Sanidad se respondió que Pajín no había incitado a los ciudadanos a denunciarse entre sí, pero lo cierto es que la entrada en vigor de la Ley antitabaco originó más de mil denuncias de particulares y varios incidentes y agresiones entre fumadores y no fumadores en los primeros dos días.

Sobre la posibilidad de que la Sanidad Pública financie los tratamientos para ayudar a dejar de fumar, Pajín se mostró en un principio partidaria para más tarde dar marcha atrás y subrayar que lo que está es a favor de "acompañar esta ley con sensibilización y cobertura hacia los ciudadanos que quieran dejar de fumar; es una posibilidad que se podría estudiar en el futuro".

Ley para la Igualdad de Trato y la No Discriminación
No menos polémico ha sido el anteproyecto de Ley Integral de Igualdad de Trato que Leire Pajín anunciaba el pasado 7 de enero con el que, dijo, se quiere "construir una sociedad que no humille a nadie" y que "no permita que nadie sea humillado". Así, Pajín pretende identificar las formas de discriminación, mejorar la cobertura legal a quien la sufre y sensibilizar a la ciudadanía para que sea más tolerante.

La ministra afirmó que la ley tiene como objetivo completar el desarrollo del artículo 14 de la Constitución, que reconoce el derecho a no ser discriminado por nacimiento, origen racial o étnico, sexo, religión, opinión y que ahora también se garantiza el derecho a no serlo por edad, discapacidad, enfermedad o por orientación e identidad sexual.

Asociaciones de homosexuales y de gitanos celebraron la aprobación de este anteproyecto de ley al considerar que la norma es necesaria, pero desde distintas asociaciones educativas y plataformas cívicas se ha criticado la norma con dureza.

La ministra, durante una rueda de prensa en la sede del Ministerio de Sanidad. Foto: EfeEl Ministerio de Sanidad ha asegurado que con esta ley, incluso, los padres podrán disfrutar del permiso de lactancia, pero desde Hazteoir opinan que “la Ley de Igualdad de Trato y no Discriminación instaura el delito de opinión”, en el Foro Español de la Familia alertan del “comisario político” que pondrá en marcha este proyecto del Gobierno y Profesionales por la Ética se pregunta si esta ley es un nuevo instrumento de control gubernamental. Además, al respecto, la Confederación Española de Centros de Enseñanza (CECE) ha señalado que la educación diferenciada, sancionada con esta ley, es un modelo pedagógico que no supone discriminación y la COFAPA ha insistido en la necesidad de promover un auténtico pluralismo educativo en el que deben tener cabida los modelos educativos legítimos.

Aborto
Pocas novedades en este apartado porque como lo realizado en este apartado ya venía de antes, Pajín se ha dedicado durante sus primeros 100 días al frente del Ministerio de Sanidad a alabar la Ley del Aborto y la dispensación sin receta de la píldora del día después.

El 13 de diciembre se presentó la campaña “Evitar embarazos no deseados es cosa de dos”, con el objetivo de facilitar información adecuada y accesible para una sexualidad más segura, para la prevención de embarazos no deseados y la protección contra el sida y las enfermedades de transmisión sexual.

Además, el sindicato de enfermería SATSE ha acusado a la ministra de Sanidad de "ignorar a la enfermería", al olvidarse de que el verdadero déficit de recursos humanos del Sistema Nacional de Salud (SNS) está en este colectivo y no en el médico. Igualmente, colea el asunto del catálogo de medicamentos aprobado por la Xunta de Galicia y apoyado por el Parlamento gallego que el ministerio de Leire Pajín se niega a aprobar.
El Imparcial.  Todos los derechos reservados.  ®2021   |  www.elimparcial.es