28 de enero de 2021, 16:20:47
Opinión


La presencia de la ausencia: el éxito de UPyD

David Ortega Gutiérrez


Llevamos estos últimos meses asistiendo a un fenómeno realmente curioso que merece la pena analizar con sumo cuidado, pues muchas veces las cosas no son lo que parecen. Que UPyD molesta a los partidos políticos tradicionales ya lo sabíamos, pero recientemente estamos descubriendo con perplejidad cómo el PP, incluso a veces el PSOE, se están apropiando de nuestro discurso con la complacencia, sino cooperación, de los medios de comunicación de turno. En democracia conocer la realidad de lo que sucede es vital para que el ciudadano pueda decidir en libertad, si a éste no se lo proporciona el conocimiento de lo que verdaderamente sucede, se le manipula en sus decisiones que parten de presupuestos erróneos. Trataré de ilustrar estas afirmaciones con tres claros ejemplos.

Primero. UPyD fue el primer partido político que propuso la defensa de la autoridad del profesor en las aulas, está en el Diario de Sesiones del Congreso de los Diputados. Con posterioridad el PP, especialmente Esperanza Aguirre, hizo bandera de esta idea que llevó a cabo en la Comunidad, cosa por cierto que me alegra, pero sabiéndose quienes son los autores de las ideas. Segundo. Hace pocas semanas Rajoy -junto con todo el resto de diputados del Congreso- votó que no a la propuesta parlamentaria de Rosa Diez de quitar los privilegios de los parlamentarios en cuanto a sus pensiones de jubilación, curiosamente el domingo 23 de enero anuncia que promoverá quitar los privilegios de los parlamentarios en esta materia (¿?). Tercero, sin duda el supuesto más relevante y significativo, la racionalización del Estado de las Autonomías, evitar las disfuncionalidades y duplicidades que genera y plantearse la recuperación de materias, como la educación o la sanidad, que deberían de estar en manos del ámbito de la política nacional y no en el autonómico.

Esta idea nació, en principio, de la mano de algunos catedráticos de Derecho como Jorge de Esteban (Jaque al Estado, 2000), Roberto Blanco Valdés o el hoy eurodiputado de UPyD, Francisco Sosa Wagner. También ya en febrero de 2006 de manera sutil la encontramos en el conocido Informe del Consejo de Estado sobre la reforma constitucional. Sin embargo, y de esto no hay duda, fue Unión, Progreso y Democracia quien desde su nacimiento en septiembre de 2007 adoptó esta idea como una de sus principales banderas. En este sentido se puede consultar su Manifiesto y el apartado denominado “primeras propuestas”, siendo la 1.a). Es pues la primera fuerza política en proponer y defender esta idea clave para la recuperación de la vida pública española. Con la crisis económica y financiera y el temor al rescate de España, desde Europa se ve con preocupación el coste de nuestro Estado autonómico, que hace algunas semanas Angela Merkel manifestó. Por fin, el PP y de manera más tímida el PSOE, tienen que reconocer la evidencia del despilfarro que en muchos casos se está dando en la gestión de las Comunidades Autónomas.

Concluyo, es cierto que UPyD es el gran ausente de los medios de comunicación, pero su presencia implícita es más evidente, pues la realidad al final se impone y cada vez es más difícil ocultarla. Es un enorme éxito poder ya condicionar la política nacional en cuestiones de primera magnitud y nuestro discurso va calando como el discurso de la política racional y del sentido común. Es sólo cuestión de tiempo que la barrera del silencio mediático caiga, pues como decía Nietzsche, lo que no te destruye te hace más fuerte. Seguimos adelante transformando la realidad, vamos por el buen camino y el ciudadano paulatinamente lo va percibiendo así. Insisto, el tiempo corre a nuestro favor y el trabajo bien hecho acaba siempre imponiéndose.
El Imparcial.  Todos los derechos reservados.  ®2021   |  www.elimparcial.es