22 de septiembre de 2019, 16:13:56
Opinion


LA UNIÓN EUROPEA ABOFETEA A ZAPATERO

Luis María ANSON


Con Aznar, España se encaramó en un puesto internacional de privilegio junto a las dos grandes potencias aliadas: Estados Unidos e Inglaterra. Con Zapatero hemos retrocedido hasta la insignificancia. No se puede ofender a la bandera norteamericana impunemente ni formar eje con Castro, Chávez, Ortega y Evo. Eso internacionalmente se paga.
Y lo hemos pagado en muy distintos foros. Como botón de muestra ahí está la elección de Hamburgo para seda de la Fundación UE-Iberoamérica. La América Latina, expresión acuñada por Francia para emborronar la realidad española en Iberoamérica, disfrutó en porcentaje abrumador de la colonización española, Brasil incluido. Que en la relación entre Europa y el mundo iberoamericano se prescinda de España supone una vejación inaudita, una sonora bofetada que los europeos han propinado a España en el rostro sonriente de José Luis Rodríguez Zapatero.
No sé si Trinidad Jiménez dirá algo con relación a este despropósito o si el presidente dadivoso tendrá alguna ocurrencia que justifique el cachete recibido. Pero la perplejidad en los sectores más serios de la diplomacia y la política españolas alcanza cotas difícilmente superables. El ninguneo es constante. Obama ni siquiera se dignó visitar España durante nuestra presidencia europea y hasta Marruecos nos zarandea. Son muchos los españoles, en fin, que desean poner fin cuanto antes a la pesadilla Zapatero.
El Imparcial.  Todos los derechos reservados.  ®2019   |  www.elimparcial.es