26 de junio de 2019, 12:44:22
Sociedad

Alimentación


A peor dieta, menor inteligencia


Según un estudio británico, aquellos niños cuya dieta sea elevada en azúcares y grasas sufren un desarrollo menor de su coeficiente intelectual.


Una dieta basada en alimentos procesados, con demasiadas grasas y azúcares, frena el desarrollo de las capacidades intelectuales en niños, según un estudio británico.

Al parecer, la dieta que sigan los niños hasta los tres años tiene una repercusión directa sobre el coeficiente intelectual que presenten a los ocho años. Si esta dieta ha sido pobre en nutrientes, el desarrollo intelectual que tendrán será menor, aún a pesar de que los niños mejoren sus hábitos alimenticios pasados los tres años.

El estudio se realizó sobre una muestra poblacional de 14.000 niños británicos y ha sido publicado en la revista en “Journal of Epidemiology and Community Health”. Durante el estudio, los padres de los menores rellenaron cuestionarios en los que detallaban el tipo y la frecuencia de comida y bebida que ingerían sus hijos cuando tenían tres, cuatro, siete y ocho años y medio.

Los resultados mostraron que cada punto que se daba al niño –en relación con la ingesta de más comida procesada- suponía una reducción de 1.67 puntos en su coeficiente intelectual.

El cerebro de las personas experimenta los mayores cambios desde el nacimiento hasta los tres años. Según los autores del estudio, “cualquier efecto cognitivo o de comportamiento relacionado con los hábitos alimenticios a una edad temprana, desde el nacimiento hasta los tres años, puede mantenerse durante la infancia y adolescencia, a pesar de que se produzcan cambios sustanciales en su alimentación”.
El Imparcial.  Todos los derechos reservados.  ®2019   |  www.elimparcial.es