27 de septiembre de 2021, 11:56:51
Opinión


HOY ES EL TURNO DE BIBIANA AIDO

Luis María ANSON


Cada día se descubre una nueva trapisondería de los políticos españoles. Da grima tanto escándalo inacabable. Hoy La Gaceta, el diario que dirige con pulso firme Carlos Dávila, informaba de que la fundación en la que trabaja Pepa Aido, hermanísima de la ex-ministra, ha sido obsequiada con 150.000 euros para estudios hasta ahora desconocidos. Esa suculenta cantidad se ha pagado con el dinero que la clase política extrae de los bolsillos de los ciudada-nos a través de un sistema de impuestos casi confiscatorios.

No soy de los que se dedican a denigrar a Bibiana Aido. La ex-ministra es una mujer inteligente, trabajadora y seria, que defiende con tenacidad unas ideas de las que suelo discrepar. Es, además, muy simpática y una gran enca-jadora, cualidad de la que carecen la mayor parte de nuestros políticos. Bibi-ana sabe aceptar las críticas y las asume.

Está inmersa, claro, en un sistema que, en proposición cada vez más alarmante, considera la política como un negocio. Ciertamente, la mayoría de nuestros políticos son austeros y están al servicio del bien común. Pero crece la minoría de sinvergüenzas que se dedican a forrarse a costa de la política o a cubrir de prebendas a sus parientes, amiguetes o simpatizantes. Un escándalo. Un escándalo que no cesa. Que Pepa Aido haya sido agraciada con 150.000 euros no es de recibo por razones de decoro, también de austeridad y reducción del gasto. Pero eso es lo que ha ocurrido para escarnio general. La Gaceta, al descubrir el atropello, se ha apuntado un éxito. En el ejercicio del contrapoder, los periodistas tienen la obligación de elogiar al poder cuando el poder acierta, criticar al poder cuando el poder se equivoca y denunciar al poder cuando el poder abusa. Carlos Dávila ha cumplido con su deber profesional al denunciar el abuso de poder que se ha cometido en favor de Pepa Aido.
El Imparcial.  Todos los derechos reservados.  ®2021   |  www.elimparcial.es