22 de septiembre de 2019, 21:13:31
Opinion


CAMPS SE IMPONE A RAJOY

Luis María ANSON


Por prudencia política, Mariano Rajoy decidió esperar para nombrar candidato a Francisco Camps porque no es de recibo que un presidente comunitario siente su rabel en el banquillo de los acusados. Camps no vaciló en abofetear a Rajoy, sorprendiéndole con una elección de su entorno valenciano al margen de Génova. El presidente popular tragó quina, nombró a Cospedal candidata en su comunidad y esperó a hacer lo mismo con Camps. Tenía tiempo hasta entrado el mes de marzo.

Pero ha claudicado. Una vez más, el presidente del PP ha claudicado. Camps se ha impuesto y, a la espera de lo que decida el Supremo, Rajoy ha inclinado la cerviz y se ha rendido. No es la primera vez que ocurre. Rajoy fue un ministro diez y será un excelente presidente del Gobierno. Pero es un candidato mediocre. Las encuestas sitúan al PP entre diez y dieciocho puntos por encima del PSOE pero suspenden a Rajoy y le sitúan por debajo de Zapatero.

La imagen de debilidad y de merengosidad del presidente popular en el caso Camps ha sido lamentable. Rajoy debió imponerse y exigir al líder valenciano que aguardara hasta el último instante a conocer la decisión judicial. No lo ha hecho con grave deterioro personal y político. Hay que presumir la inocencia de Camps, eso está claro. Pero había que esperar hasta conocer la decisión del Tribunal.
El Imparcial.  Todos los derechos reservados.  ®2019   |  www.elimparcial.es