17 de enero de 2021, 0:59:18
América

Martelly parte como favorito


Cólera, violencia y pasado: los fantasmas de las elecciones en Haití


Tras una larga espera de cuatro meses los haitianos van celebran este domingo la segunda vuelta de sus comicios presidenciales, en donde se elegirá al sucesor de René Preval. Sin embargo, los incidentes de violencia de los que ha sido protagonista el país caribeño, las 4.672 muertes por el cólera y el retorno de “Baby Doc” y el expresidente Jean-Bertrand Aristide, empañan la contienda que este domingo librarán la ex primera dama, Mirlande Manigat y el cantante, Michel Martelly.


Los sondeos acompañan al candidato de la plataforma Respuesta Campesina, Michel Martelly, para hacerse con la victoria en las urnas electorales que este domingo se vuelven a disponer para celebra la segunda vuelta de unas elecciones que parecían eternas. Con una ventaja del 53,4% de intención de voto frente al 46,5 de la representante del partido Reunión de los demócratas Nacionales Progresistas (RDNP), Mirlande Manigat, el intérprete de éxitos musicales como “Pa Manyen” ("Don't Touch"), tiene todas las cartas a su favor para hacerse con la victoria, más aún porque cuenta con el apoyo de cinco ex candidatos a la presidencia: Josette Bijou, Eric Smarcki Charles, Jean Chavannes Jeune, Wilson Jeudy y Génard Joseph.

Pese a ser considerado un novato en las lindes de la política y que “Madame Manigat” resultó vencedora en la primera vuelta del pasado 18 de noviembre; Martelly,-quien pudo sumarse a la carrera presidencia gracias al recuento de votos realizado por la Organización de Estados Americanos, dejando por fuera al oficialista Jude Celestine-, cogió impulso durante la extensa pausa electoral para aventajar a la ex primera dama en siete puntos, según el último sondeo de la Oficina de Investigación Informática para el Desarrollo Económico y Social (BRIDES).

Pero las encuestas no han aminorado el ánimo de la aspirante a convertirse en la primera mujer en presidir Haití, quien ha manifestado su satisfacción por cómo ha evolucionado su campaña, por lo que no “tiene preocupación” de cara a este domingo, señalando que confía en la “determinación de la población” que elegirá la “mejor opción” en las urnas.



La experiencia que acompaña la trayectoria de la candidata del RDNP, podría ser el grano que marque la diferencia en la balanza. Apoyada por el sector de la educación y por la actual ministra de Cultura y Comunicación, Marie Laurence Jocelyn Lassègue; el programa de Manigat se centra en cuestiones de orden social y judicial, con especial énfasis en la lucha contra la corrupción, en la reforma de la constitución y en la retirada gradual de la Misión de Estabilización de las Naciones Unidas en Haití (Minustah).

Sin embargo las propuestas de “Micky” como cariñosamente los medios se refieren Martelly, enfocadas a combatir la delincuencia como la corrupción, despolitizar las administraciones públicas y las denominaciones religiosas, entre otras cosas; han calado más en la intención de voto de los haitianos que aspiran a cambios sustanciales en el país.

La sombra del pasado

La normalidad no ha sido el común denominador en la cuenta atrás para la cita de este domingo. Los incidentes violentos que se han registrado a lo largo de la campaña electoral como el asesinato de tres jóvenes que pegaban afiches de los candidatos presidenciales, cuyos cuerpos parecieron mutilados el pasado 7 de marzo, han detonado las denuncias sobre “ejecuciones sumarias” llevadas supuestamente a cabo por la Policía Nacional de Haití. No obstante, la violencia no ha sido la única que ha enturbiado estos comicios. El pasado también ha obrado para sembrar mayor incertidumbre política al país.

El regreso del ex dictador, Jean Claude Duvalier, alias "Baby Doc", mientras la OEA y el Consejo Electoral Provisional de Haití analizaban los resultados del la primera vuelta, y del expresidente Jean-Bertrand Aristide a tan sólo dos días de la ronda final, han agitado aún más las aguas, sobre todo por el retorno de este último que genera sentimientos encontrados dentro de la población.




Lo que parecía un rumor hace algunas semanas, se confirmó el jueves cuando el propio Aristide desde Johanesburgo anunció en una rueda de prensa que abandonaba su exilio en Sudáfrica para retornar a Haití, confirmando los temores de Estados Unidos, cuyo Departamento de Estado señaló que tal paso puede interpretarse como "una decisión consciente" de influir en las elecciones.

Haciendo caso omiso a EEUU que le instaba a regresar después del 20 de marzo, Aristide piso este viernes tierra haitiana llamando a poner “fin al exilio y a los golpes de estado” y a la exclusión del “país más pobre” de América.

El cólera que no cesa

La epidemia de cólera que afecta el país desde octubre del año pasado no da señales de querer darle una tregua a Haití y menos por asuntos electorales. De acuerdo con las últimas cifras difundidas por el Ministerio de Salud Pública y Población (MSPP), ya son las 4.672 personas fallecidas por el brote que ha infectado a 252.640 personas, de las cuales 136.275 han sido hospitalizados.

Hasta la fecha se desconoce el origen de la epidemia. Interrogante que también inquieta al secretario general de las Naciones Unidas, Ban Ki-moon, debido a que un estudio elaborado por científicos franceses apunta a que la enfermedad pudo haber sido desencadenada por un vertido de heces fecales a un río desde un campamento de soldados nepalíes pertenecientes a los cuerpos de seguridad del Minustah.

Pero mientas la ONU investiga si su organización tiene responsabilidad en la crisis sanitaria que padece Haití, el país cuenta las horas para elegir al sucesor de René Préval y así poder abrir una nueva página en su historia.




El Imparcial.  Todos los derechos reservados.  ®2021   |  www.elimparcial.es