26 de enero de 2020, 1:34:03
Opinion


El cacao de Alonso Millán

Antonio D. Olano


Tuve tentaciones de comenzar este comentario de una manera insólita, ante la inexplicable ausencia de Juan José Alonso Millán de las carteleras madrileñas. No es posible que uno de los autores más ingeniosos y “exitosos”, heredero directo de Jardiel y de Mihura, se nos fuese por arte de birlibirloque.

En la segunda mitad del Siglo XX los empresarios, los actores de la importancia de Analía Gadé y Fernando Fernán Gómez se disputaban sus comedias. Para mi grandiosas y con todos los alicientes suficientes para atraer al público masivamente. Y no defraudarlo con artimañas de monederos falsos, cosa que desde los penúltimos tiempos viene sucediendo. Será preciso anunciar teatro- teatro, como en los cafés se pregonaba “café café” para evitar que nos la diesen con sucedáneos varios.

Teatro- teatro. Sabíamos los espectadores que se nos serviría, generosamente por cierto, teatro como Tespis manda se ofertaba con las portentosas comedias de Alonso Millán, con sus espectáculos de café- teatro, siempre con bellezonas femeninas, actores que daban la talla y la “banda musical” que venía al caso. Juanjo presentaba al mismo tiempo comedias musicales como la anglosajona “¡Oh, Calcuta”.

La agenda de un día de asueto rezaba así: Alonso Millán por la tarde y Alonso Millán por la noche y hasta las del alba en “La fontana” que era además de sala de espectáculos espectaculares, valga la redundancia, una excelente cervecería y restaurante en el que eran primeras “vedetes” los mariscos cantábricos.

¿Qué fe de Alonso Millán? Comedias como las de su talla estorbaban en la ceremonia del camuflaje que diariamente, y felizmente con la indiferencia de lo único se trata es que veamos y escuchemos por cataplines las disparatadas y bien subvencionadas estupideces más al abuso que al uso.

En una sala madrileña se ha estrenadlo “Cacao Monumental” un ingenioso texto y pretesto para que Juanjo se sacase de su chistera de prestigiador, uno de sus “apropósitos” más ingenioso y actuales de toda su producción. Presenta, como es norma de “la casa” tres hermosas mujeres y, por el mismo precio, buenas cantantes, bailarinas y acrices. Como todas las mujeres inventadas ¡o encontradas por el autor y director, llamadas a la fama porque, como es bien sabido, todas sus intérpretes anteriores llegaron al estrellato. Ese cuarteto de damas Ya está en la plataforma de lanzamiento. Son Sandra Portillo, Cristina Aran, Zuone Orfini y Lionela Bracho. Y con ellas dos actores que ya no necesitan demostrar su comicidad, que la tienen más que confirmada: Fabio León y Felix Granados.

Pronto los veremos haciendo galas por toda la geografía nacional. ¡No se pierda y sumérjanse en este cacao monumental!

Y como Alonso Millán es manantial de ingenio que no cesa, por esos teatros provinciales, pueden encontrarse con otro de sus títulos nuevos:”Crisis cardiaca” que interpretan magistralmente dos fenómenos televisivos: Alicia Senovilla y Luis Lorenzo.

Pronto podremos ver sobre un escenario madrileño la nueva y fresca producción escénica, su dirección de escena incluida, de uno de los autores de siempre y para siempre. Se llama Juan José Alonso Millán.
El Imparcial.  Todos los derechos reservados.  ®2020   |  www.elimparcial.es