26 de agosto de 2019, 2:36:36
Mundo

Tras fukushima


Italia se suma a los países que reniegan de la energía nuclear


El Gobierno italiano ha decidido detener sus planes de volver a utilizar la energía nuclear, con lo que se suma a otros países que han revisado sus políticas al respecto tras el accidente de Fukushima. Japón admitió que debe revisar su modelo energético "desde cero" y Merkel aseguró que quería salir de la energía atómica "cuanto antes".


El Gobierno italiano ha decidido detener sus planes de volver a utilizar la energía nuclear, después de que el 23 de marzo aprobara una moratoria de un año ante la crisis causada en en Japón por el devastador terremoto y el posterior tsunami. Según informan hoy los medios de comunicación italianos, que citan a fuentes parlamentarias, el Ejecutivo de Silvio Berlusconi ha decidido introducir una enmienda a un decreto ley que actualmente tramita el Senado y que contenía dicha moratoria.

Según el texto, "con el objetivo de adquirir más evidencias científicas, no se procede a la definición ni actuación del programa de localización, realización y ejercicio en el territorio nacional de instalaciones de producción de energía eléctrica nuclear".

Esa enmienda pretende derogar todas las normas previstas para la construcción de centrales nucleares en Italia y modificar el artículo 5 del decreto que contenía la moratoria aprobada por el Consejo de Ministros a finales de marzo, que preveía un parón de 12 meses en los procedimientos para localizar y construir instalaciones de este tipo.

La moratoria preveía además que el plazo máximo para definir la estrategia nuclear en Italia sería de 24 meses a contar desde el 23 de marzo, día en que se aprobó en el Consejo de Ministros. Italia no produce energía nuclear desde que en 1987, un año después del accidente de Chernóbil (Ucrania, URSS), los italianos se expresaran en referéndum contra las centrales de ese tipo en el país, y las cuatro que existían fueran cerradas.

Abandono de la energía nuclear
La fuga radiactiva de Fukushima podría marcar un antes y un después. En Japón, el país en el que se ha desencadenado el accidente más importante dese Chernobil, el portavoz del Gobierno, Yukio Edano, afirmó que el país tendrá que revisar su política nuclear "desde cero" una vez que se haya superado la emergencia.

Pero el accidente también ha salpicado a la política nuclear alemana: la canciller alemana, Angela Merkel, afirmó recientemente que hay un consenso total con los líderes de los "Länder" para acelerar el llamado apagón nuclear, a falta de que se concreten los términos y plazos de cierre para los 17 reactores del país.

"Todos nosotros queremos abandonar lo antes posible la energía atómica", afirmó la canciller al término de la cumbre celebrada en Cancillería con los primeros ministros de los 16 estados federados.

La reunión fue convocada para acercar posiciones entre los estados federados acerca de los plazos de desconexión de las plantas, después de que Merkel diera marcha atrás, dos días después de la catástrofe de Fukushima, a su plan para prolongar el periodo de funcionamiento de los reactores.
El Imparcial.  Todos los derechos reservados.  ®2019   |  www.elimparcial.es