22 de septiembre de 2019, 14:16:20
Opinion


RUBALCABA EN INTERIOR

Luis María ANSON


Alfredo Pérez Rubalcaba es el político de más densidad con el que cuenta José Luis Rodríguez Zapatero. Es un hombre curtido, flexible, sagaz, que aprendió junto a Felipe González la visión de Estado. Ha frenado muchas ocurrencias de Zapatero I el de las mercedes. Sería un mal para España si decidiera retirarse por cansancio. Su presencia en el ministerio del Interior es garantía de eficacia y de buen sentido.


Rubalcaba llegará hasta el límite, como le ocurrió al Bono ministro, para seguir la política de Zapatero. Pero el presidente encontrará en él freno y sensatez si pretende dar continuidad a su proceso de rendición y embustes ante Eta. Bono palió en la parte que pudo los despropósitos del Estatuto concedido por la gracia zapateril a Cataluña. Y se fue con dignidad y respeto. Rubalcaba se esforzará para que no se pierda el sentido del Estado al tratar los problemas tan agrios del terrorismo.


Así es que deseo suerte a Zapatero en su propósito de convencer a Rubalcaba para que siga. Frente a algunos ministros de extrema izquierda la moderación rubalcábica balanceará el Gobierno. Ciertamente, algunas posiciones radicales de Zapatero han producido una hemorragia de votos que ha sangrado a la ultraizquierda de Llamazares y Carod Rovira en favor de Zapatero. Pero no se puede hoy presentar uno en la Unión Europea fuera de la moderación del centro izquierda o del centro derecha. Los europeos están por encima de los extremismos. Los españoles también.

El Imparcial.  Todos los derechos reservados.  ®2019   |  www.elimparcial.es