13 de diciembre de 2019, 7:26:37
Nacional

no se han registrado incidentes de relevancia en ninguna de las concentraciones


Los 'indignados' del 15M relegan a un segundo plano a los partidos políticos en la jornada de reflexión


A escasas horas para que se abran los colegios electorales, el foco informativo sigue estando sobre la Puerta del Sol de Madrid. La protesta silenciosa y pacífica que llevan a cabo los indignados del Movimiento del 15M, prohibida por la Junta Electoral Central este pasado jueves, le ha robado todo el protagonismo a los partidos políticos en la jornada de reflexión. Hasta el momento, no se han registrado incidentes y la Policía no ha intervenido.


Miles de personas "indignadas" continuaron hoy concentradas en Madrid y otras muchas ciudades de España, pese a haber sido declaradas ilegales esas manifestaciones, en la jornada de reflexión previa a las elecciones municipales y autonómicas. Las protestas que reclaman una "democracia real" siguen en todo el país, después de que el Gobierno optara por no desalojar a los manifestantes en las plazas, tras la decisión de la Junta Electoral Central (JEC) de prohibir las concentraciones durante el fin de semana por su posible influjo en los comicios del domingo.

La Policía se ha limitado a comunicar a las organizaciones convocantes que las manifestaciones no tienen autorización oficial, pero no las disolverá porque la falta de permiso no es motivo suficiente en virtud de las legislaciones española y europea. Así, los concentrados -jóvenes la mayoría- y las personas que pretendan sumarse a las protestas del llamado "Movimiento 15-M" son informados de las sanciones a las que se exponen, previstas en la Ley Electoral y en la Ley de Seguridad Ciudadana.

El vicepresidente primero del Gobierno y ministro del Interior, Alfredo Pérez Rubalcaba, se reunió hoy con la cúpula de las Fuerzas de Seguridad y constató el discurrir pacífico de las concentraciones, informaron fuentes del Ministerio de Interior.

En ese contexto, los "indignados", cada vez más organizados, continuaron hoy sus protestas sin incidentes en las principales capitales, especialmente en Madrid, donde se evitaron las consignas políticas que puedan afectar al día de reflexión. Las plazas de las principales ciudades, sobretodo la madrileña Puerta del Sol, escucharon hoy los tradicionales gritos de "¡"No nos vamos"!, al tiempo que asisten a un ambiente en general tranquilo y acompañado en algunos casos de músicos espontáneos e independientes.

En la emblemática Plaza de Sol, donde unas 24.000 personas se concentraron anoche, los acampados han mejorado su organización y se definen como una Ciudad-Estado, autogestionada por una asamblea con capacidad vinculante y vocación de permanencia, dispuesta a pervivir más allá del 22 de mayo, según uno de sus portavoces.

Juan López, uno de los portavoces de la acampada, dijo a Efe que los concentrados en esta mini-ciudad se enmarcan en un movimiento ciudadano, apartidista, heterogéneo, con todo tipo de ideologías políticas y edades que no se rige por "leyes" sino por normas de convivencia votadas y consensuadas en la asamblea. No obstante, los comerciantes de la Puerta del Sol se declararon hoy "desesperados" por la acampada de "indignados" que, pese atraer a miles de curiosos, ha "ahuyentado" a compradores y paseantes hasta el punto de que sus ventas han bajado en más de un 50 por ciento.

En Barcelona, segunda ciudad del país, numerosas familias con niños, turistas y grupos de excursionistas visitaron hoy a los descontentos congregados la Plaza de Cataluña, donde se recogieron los sacos, mantas y cartones utilizados para pasar la noche. La plaza barcelonesa, que acogió unas 8.000 personas al iniciarse anoche la jornada de reflexión, volvió a tornarse hoy en un ágora donde se prodigan los debates sobre la indignación contra los políticos, la corrupción, el poder económico y los bancos.

Los ecos del descontento se escucharon también en otras ciudades españolas, como Valencia, donde parte de las más de mil personas concentradas en la Plaza del Ayuntamiento rodearon ese edificio en una cadena humana de ciudadanos "indignados".

Similares estampas se vieron en otras ciudades como Zaragoza (norte) o Sevilla (sur), donde portavoces del "Movimiento 15-M" subrayaron que no tienen "intención de hablar de votos ni de nada que distraiga" el día de reflexión, pero sí invitaron a los ciudadanos de "todas las ideologías" a oír sus reivindicaciones.

Las movilizaciones empezaron el pasado 15 de mayo (de ahí el nombre de "Movimiento 15-M") en la Puerta del Sol de Madrid y en otras ciudades españolas. Los miles de jóvenes y simpatizantes del movimiento demandan básicamente una regeneración democrática y un cambio del sistema que ha conducido a la grave crisis económica que vive España, donde el desempleo supera el 40 por ciento entre los menores de 25 años.
El Imparcial.  Todos los derechos reservados.  ®2019   |  www.elimparcial.es