10 de abril de 2020, 2:49:56
Opinion


EL AVENTURERISMO DE ZAPATERO CON BILDU

Luis María ANSON


Gracias a la política desnortada y aventurerista de Zapatero, el segundo gran vencedor de las municipales, tras el PP, ha sido Bildu. La Historia le pasará factura al líder socialista por su disparatada gestión en una región en la que no se vota libremente porque el pueblo vasco padece bajo la dictadura del miedo.
Ignacio Camacho ha publicado un gran artículo en la tercera de ABC: “La demolición de un liderazgo”. “Los herederos de Batasuna -escribe- constituyen de hecho un partido antisistema al que las elecciones han otorgado una cuota de poder municipal y foral que amenaza con desestabilizar statu quo de Euskadi ”. Y ello ha ocurrido, por obra y gracia de Zapatero, “sin que se produzca el desistimiento de las armas y sin condenar el terrorismo”. Las consecuencias, a parte la brutal ofensa a las víctimas, son que “el Gobierno constitucionalista de Patxi López” ha quedado “a los pies de sus adversarios”; que se ha retrocedido “una década en la resistencia democrática contra el terror”, y que, según Ignacio Camacho, todo ello “constituye quizá el más infame y peligroso legado del buenismo socialdemócrata que ha caracterizado el mandato presidencial de Zapatero”.
No se pueden decir las cosas más claras. El cataclismo general del zapaterismo en las municipales ha difuminado la significación de su terrible error histórico al organizar toda la maniobra de Bildu e instruir al Tribunal Constitucional para que legalizara a la coalición proetarra en el último minuto y de penalti. Y ahí están los resultados, ahí está la terrible herencia zapatética: Eta en las instituciones y Euskadi al borde del colapso.
El Imparcial.  Todos los derechos reservados.  ®2020   |  www.elimparcial.es