23 de enero de 2020, 7:49:10
Sociedad

Los pequeños comercios han visto reducidos sustancialmente sus ingresos


Los comerciantes de Sol piden al Gobierno que actúe contra la permanencia de los 'indignados'


La continuidad de los acampados en la Puerta del Sol no gusta a los comerciantes de la zona. Las pérdidas de algunos de los pequeños negocios se dan desde la llegada de los 'indignados' al enclave y sus dueños albergaban la esperanza de que la decisión fuera abandonar. Exigen al Gobierno que actúe y ponga fin al perjuicio.


Los acampados del Movimiento 15-M en la Puerta del Sol han acordado en asamblea permanecer en la céntrica plaza madrileña. Un portavoz del movimiento ha explicado que, al no haber consenso, finalmente se ha optado por permanecer indefinidamente, aunque se trabajará en reestructurar el campamento. "Hace unos días estaba claro que nos íbamos, pero con lo que ha pasado en París (en referencia al desalojo con gases lacrimógenos de la plaza de la Bastilla de un millar de manifestantes) y porque representantes de las acampadas de muchas ciudades nos han pedido que continuemos, hemos decidido quedarnos", ha señalado.

Sin embargo, hay un colectivo para el que no es irrelevante la permanencia. Los comerciantes de la Puerta del Sol han notado una importante disminución en sus ventas desde que se inició la protesta. Así, las opiniones van desde quien considera que se ha perdido "todo" hasta quien calcula que la disminución de las ventas ha sido de en torno al 50 por ciento. En los diferentes negocios se ven clientes, si bien los empleados afirman que en una situación de normalidad habría más.

"Te van a decir todos lo mismo”, afirma el dueño de un establecimiento de juego, que opina que la situación es “insostenible”. “Vivimos en una democracia y hay que admitir las manifestaciones, pero siempre nos caen a los mismos, a los de la Puerta del Sol”, dice, “nunca en la Puerta de Alcalá, ni en otro sitio”. En la histórica pastelería 'La Mallorquina' también han notado una notable disminución de las ventas, aunque admiten que “no es lo mismo para unos que para otros, ya que alguien puede pasar y tomar un bollo, pero quizá no vengan para comprar unos zapatos”. Así, un empleado afirmó a EL IMPARCIAL que las ventas han bajado entre un 30 y un 40 por ciento, pero no se aventura a achacarlo totalmente a las protestas ya que también admite que les perjudica el calor. Además, considera que una vez que ya se han celebrado las elecciones “lo normal es que se vayan”.

"Como comerciante digo que las ventas han bajado mucho, como persona, que es por una buena causa", afirma a este diario la encargada de un establecimiento. Otro empleado de una tienda de la céntrica plaza se muestra de acuerdo con este análisis y dice que, a pesar del menor negocio "no se puede estar en contra".

La pelota está en el tejado del Gobierno. Quieren defender sus negocios y el asentamiento pone en riesgo gravemente su supervivencia.
El Imparcial.  Todos los derechos reservados.  ®2020   |  www.elimparcial.es