24 de noviembre de 2020, 21:28:01
Opinión


Perú, ¿en manos seguras?



Este domingo, el nacionalista Ollanta Humala se convirtió en el nuevo presidente de Perú por un leve margen con respecto a su oponente, Keiko Fujimori, que pese a que las encuestas le daban una ligera ventaja, la misma no se manifestó dentro de las papeletas de votación de 19 millones de peruanos con derecho a votar. Aún cuando la líder de “Fuerza 2011” se hizo con una discreta mayoría en estados importantes como en Lima o Callao, el comandante retirado obtuvo la mayoría en 17 de las 26 provincias, de las cuales en 11 de ellas llegó a superar el 60%.

El candidato de “Gana Perú” llega al Palacio de Gobierno apadrinado por el ex mandatario brasileño, Luiz Inacio Lula da Silva y por el Nobel de Literatura, Mario Vargas Llosa –que confesó su opción por el mal menor- con las promesas de una era “lulista” para el país andino, que hasta el momento ostenta una de las mejores perspectivas de crecimiento en la región. Sin embargo, sus escarceos políticos con el presidente de Venezuela, Hugo Chávez en las elecciones de 2006 y las acusaciones de una presunta financiación de los petrodólares venezolanos, incluso en estos comicios, le hacen sombra.

Humala no ha podido limpiarse la fama de “chavista”, a pesar de que no se cansa de aseverar que no tiene ningún nexo con el otrora teniente coronel. No obstante, esto no ha convencido del todo a los peruanos, que votaron el domingo bajo el miedo y la convicción de elegir el “mal menor” para el país, porque irónicamente, las dos opciones que se midieron en esta cerrada contienda electoral arrastran el peso de un pasado difícil de desprenderse. Dos pasados cuestionados que han minado de desconfianza a los dos proyectos de gobierno que se han medido en una intensa campaña, a lo largo de los últimos meses.

Habrá que esperar si Ollanta Humala cumple su compromiso de ser para el Perú más un “Lula” que un Chávez. Esperemos que de cara a los próximos meses, el coronel que se convertirá en el presidente número 94 de la nación andina sea capaz de disipar con acciones y buenas iniciativas, las profundas dudas que rodean a su figura, tanto ante los ojos de sus conciudadanos como los de la comunidad internacional.
El Imparcial.  Todos los derechos reservados.  ®2020   |  www.elimparcial.es