18 de enero de 2020, 22:22:24
Opinion


Jaime Salom

Antonio D. Olano


La Real Academia de la Lengua Española, pasará a la historia como autora de una buena labor y como absurda inquisidora que cierra las puertas, caprichosamente, a quienes no les interesan. Un día explicaremos la discriminación con las mujeres. Fue inútil la insistencia de los que promovían a Concha Espina para ocupar una poltrona. Al fin se rompió el veto con Carmen Conde.

Han cerrado la puerta de entrada a escritores como Camba, Umbral, González Ruano, etc. Los académicos se discriminan tal vez porque quieren conservar la silla. Se ningunea al evidentemente autor escénico español al que no aceptan sus propios colegas los dramaturgos. La Academia rema contra el viento, las mareas y las corrientes actuales.

Jaime Salom es sin duda el primero y principal de los autores españoles. Mientras otros de sospechosa valía presumen de reales academias a él no se le propone. Sé que uno de sus opositores que no quieren gallos entre ellos es el buen autor y sobre todo decorador Francisco Nieva. Ha negado de antemano su apoyo a Jaime Salom. Tratan de borrar de un plumazo al talento.

Sin embargo, a Jaime Salom sigue triunfando en el teatro y acaba de recibir el premio de la crítica en NewYork en la cuidad de los rasca cielos. Y acaba de estrenar una ópera, “yo Dali” en el teatro de la Zarzuela madrileño y, cuando otoñezca se verá representada en el “Liceo barcelonés”.

La sociedad que agrupa a los médicos españoles ha rendido homenaje a Salom que como Gregorio Marañon, Vital Aza, Castillo, etc., los ha presidido. Salom ha sido presidente durante muchos años y, ahora ocupa la presidencia de honor. El actual presidente de los médicos que recetan pócimas curativas y que tienen tiempo para rimar sonetos.

El doctor Sevilla Lozano, que fue el médico de televisión española, es un prodigio para organizar eventos. Y además es como una especie de ángel de la guarda del oftalmólogo al que se rindió justo tributo de admiración.

Presidió el doctor Ruiz Mateos, sexto y el más pequeño de la familia jerezana, que es una síntesis de ese renacimiento al que me he referido. Doctor en medicina, teólogo y además de otras cosas un poeta de máxima categoría. Porque estos doctores no tienen la poesía, la novela, la filosofía, el ensayo como un “hobby” sino que algunos son escritores y además psiquiatras internistas, anestesiólogos y doctos en todas las especialidades. Verbigracia Aurora Guerra, profesora de Dermatología de la Universidad Complutense. Tiene sobre su piel una sensibilidad lirica grande…

Fornés reparte entre los comensales su versión ramoniana de las “Greguerias”. Y como tiene tiempo como para casi todo nos anunció que va a estrenarse un documentado documental titulado “Gregorio Marañón, médico y humanista liberal”. Primero se proyecta en la sede oficial de los médicos de Madrid y después pasará a la televisión.

El doctor Manuel Ambite nos mostro uno de sus siete libros eróticos.

Tendríamos que enumerar hasta treinta de los comensales que a la que te descuides te recitan varios poemas salidos de su caletre. El homenajeado estuvo profundo y filosofó afirmando que la vida hay que pensar mucho porque la vida te da y te saca todo lo que tienes. Terminó su discurso gritando ¡siempre adelante! No estaba en corral ajeno Ángel Muñoz promotor de importantes empresas porque él es sobre todo aficionado al teatro. Posiblemente es el hombre que más piezas teatrales ve no solo cada mes sino cada día. Los premios anuales, que satisfacen la vanidad de cada uno, no tienen entre sus apartados el “premio al mejor espectador”. Debiera crearse para personas como él porqué sin espectadores no sería posible el espectáculo.

Todo espectacular en el “Asador Real”. De la calle Escalinata, que ya lleva quince años de éxito entre sus cliente, Sus mentores Valeriano y Eugenio Cabra me cuentan que en este restaurante, especializado en cochinillo y cordero asado, el ochenta por ciento de clientes se los deben al turismo.

Es curioso que un fogón de origen soriano reúna entre su personal unos diecisiete filipinos que se han adaptado perfectamente a las tradiciones españolas.

Excusado decir que los componentes no se privaron de recitar sus propios poemas. En su caso los pacientes no precisan de la seguridad social sino de conseguir el mayor número posible de lectores.

Todos comieron exquisita y pantagruélicamente. Aparcaron los peligros del colesterol. Ya lo advertía Edgar Neville, amigo de los médicos y sobre todo de los dietistas:

- El mejor amigo del hombre no es el perro, sino una docena de huevos fritos acompañados de morcilla hacer posible de Burgos.

Como salom estaba acompañado de su mujer Montse y llevan veinte años casados los alegres comensales corearon “que se besen, que se besen” como que si se tratase de una boda. Y el matrimonio de dramaturgos se besó, naturalmente. La “novia” era muy besable.
El Imparcial.  Todos los derechos reservados.  ®2020   |  www.elimparcial.es