12 de noviembre de 2019, 19:50:55
Sociedad

Tras 30 años de servicio de este tipo de naves


El despegue del Atlantis marca el fin de la era de los transbordadores


El Atlantis, el último transbordador estadounidense que se enviará al espacio, ha despegado este viernes poniendo punto y final a toda una era de historia aeroespacial. Según ha informado la agencia espacial estadounidense NASA, la nave despegaba a las 17.28 horas españolas, apenas unos minutos de retraso respecto a la hora prevista y ante la mirada de cientos de miles de curiosos congregados frente a Cabo Cañaveral.


La misión final de los transbordadores ha despegado este viernes desde las instalaciones de la NASA en Cabo Cañaveral. El Atlantis ha sido lanzado al espacio en el que será el último viaje de un transbordador estadounidense, un tipo de nave que dejará de operar después de 30 años al servicio de la agencia espacial norteamericana.

La expectación que ha suscitado este viaje espacial no se ha visto defraudada. Los cientos de miles de curiosos que se habían congregado frente a Cabo Cañaveral han podido contemplar el despegue del Atlantis después de que se temiera un aplazamiento dadas las condiciones meteorológicas. Finalmente, y a excepción de un pequeño parón en la cuenta atrás que ha puesto incertidumbre al evento, el lanzamiento se ha desarrollado sin incidentes reseñables.

Según informó la NASA, los cuatro astronautas que desarrollarán la misión, el comandante Chris Ferguson, el piloto Dough Hurley y los especialistas de misión Sandra Magnus y Rex Walheim, se introdujeron en la cabina de la nave dos horas y media antes del lanzamiento. Durante treinta minutos los técnicos de cabina de la NASA ayudaron a los astronautas a ponerse los característicos trajes naranja y los cascos blancos de vuelo, ubicarse en sus estrechos asientos de lanzamiento y comprobar la conexión de los tubos de oxígeno, cables de comunicaciones y otros equipos.

A través de estas tres décadas, Columbia, Challenger, Discovery, Atlantis y Endeavour han salido 134 veces el espacio desde la costa de Florida antes de esta última misión, STS-135. Esta historia de exploración y progreso científico y tecnológico se vio empañada por dos trágicos accidentes, el del Challenger en 1986 y el del Columbia en 2003, que dejaron 14 astronautas fallecidos.

España, posible punto de aterrizaje
El despegue del Atlantis ha tenido lugar según lo previsto por la NASA, a pesar de que los meteorólogos de la agencia habían situado en un 30 por ciento las probabilidades de condiciones propicias para el lanzamiento desde la pista 39A del Centro Espacial Kennedy, en Florida. Entre los requisitos meteorológicos, se incluye que haya condiciones propicias en los posibles sitios de aterrizaje en España y Francia, si se produjera una emergencia que obligara a abortar la misión.

En este último viaje, que se extenderá durante 12 días, el transbordador estadounidense transportará suministros, repuestos y equipos científicos para abastecer a la Estación Espacial Internacional, que orbita a unos 385 kilómetros de la Tierra. Según lo previsto será el domingo 10 de julio cuando Atlantis se acoplará con la Estación.

Este transbordador estaba preparado inicialmente para una misión de rescate potencial durante la última misión del Discovery, por lo que la NASA decidió volar de nuevo a la estación con una tripulación mínima de cuatro astronautas. Si hay problemas, deberán utilizar la estación como un refugio seguro hasta que puedan regresar a la Tierra a bordo de la nave espacial rusa Soyuz.

La otra cara de este momento histórico ya se ponía encima de la mesa el pasado jueves al comparar el final de los transbordadores con el final en los años setenta del programa Apolo, con el que se consiguió llegar a la Luna y que dejó a miles de personas sin empleo. Cuando la misión del Atlantis dé por concluida, una vez el transbordador regrese a la Tierra, unos 24.000 trabajadores podrían quedar sin empleo en la llamada 'Costa del Espacio'. No obstante y a pesar de cierta inquietud, no se ha disparado la alarma social en estas poblaciones cercanas al Centro Espacial Kennedy. Según Marcia Gaedcke, presidenta de la Cámara de Comercio de Titusville, no se puede extrapolar la repercusión económica de en los setenta puesto que la población actual "es muy diferente" a la de entonces, y esperan poder engancharse al sector privado y conseguir que la economía en la región se mantenga activa.












El Imparcial.  Todos los derechos reservados.  ®2019   |  www.elimparcial.es