16 de octubre de 2021, 1:31:15
Opinión


El drama de Somalia



La tragedia humanitaria que se cierne sobre el llamado Cuerno de Africa amenaza con segar la vida de miles de inocentes. Desde 2009, ni el Programa Mundial de Alimentos ni las ONG que intentan operar en el sur de Somalia pueden hacerlo por la prohibición de las milicias islamistas, con una proximidad ideológica con Al Qaeda más que evidente. La sequía y carencia total de infraestructuras en la zona, unido a lo anterior, puede desembocar en una tragedia de proporciones alarmantes: de hecho corre peligro la vida de más de 700.000 niños.


Somalia no tiene un solo problema, sino varios. El principal, que es un país sin estado; en palabras de un alto funcionario norteamericano, “un agujero jurídico”. Forma parte, no obstante, de la Liga Arabe, formación que se ha distinguido siempre por una supina inoperatividad, al igual que ahora. Conviene recordar que la mayoría de los somalíes son musulmanes, muchos de los cuales pueden morir del modo sumamente cruel por culpa del fanatismo de unos pocos. Cierto es que el mundo no puede cruzarse de brazos, pero a quien primero corresponde actuar es tanto a la Liga Arabe como a sus vecinos africanos. Y, de momento, no parece que se vislumbre movimiento alguno.
El Imparcial.  Todos los derechos reservados.  ®2021   |  www.elimparcial.es